Malí crea una Comisión para el Diálogo y la Reconciliación

Ahmed Chabi

El ejército francés abandonará Malí en abril

Malí lleva viviendo una profunda crisis institucional y territorial desde hace un año. Ahora las esperanzas desde el exterior están puestas en la Comisión para el Diálogo y la Reconciliación, que ha creado el Gobierno para sacar adelante
el país.
Este grupo tiene el objetivo de entablar un proceso de diálogo y de reconciliación entre las diferentes fuerzas políticas y los grupos armados. También será su labor registrar los casos de violaciones de los derechos humanos cometidos en la zona y proponer soluciones para que las víctimas del conflicto puedan superar los traumas.
De momento, no se conocen los nombres de los integrantes de esta comisión, que se constituirá a lo largo de dos años y cuyos miembros serán designados por el presidente transitorio, Dioncunda Traoré.
Esta comisión nace después de que en las últimas semanas las tropas francesas y africanas (sobre de Chad) expulsaran a los grupos salafistas de las ciudades de Gao, Tombuctú y Kidal. Francia reducirá su presencia militar (4.000 militares) desde abril en favor de un mayor número de fuerzas militares africanas (4.000 de países del oeste africano y 2.000 chadianos) apoyadas por efectivos europeos, según anunció el presidente de Francia, François Hollande.
A pesar de la movilización internacional para ayudar a las autoridades malienses a recuperar su mandato en todo el territorio, el país sigue viviendo una complicada transición para recuperar el orden.
Hace precisamente un año, el 22 de marzo de 2012, un grupo de militares encabezados por el capitán Amadou Haya Sanogo, derrocaron al presidente Amadou Tumani Turé, que había sido elegido democráticamente. Ese vacío de poder, permitió la aparición de grupos rebeldes. Y los independentistas tuaregs y radicales islámicos se hicieron con el control del norte del país (850 km2).
Visita del ministro francés
El ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, viajó hoy a Mali para rendir homenaje a las tropas de su país, a las que justificó como “la punta de lanza de la guerra que Francia ha decidido librar contra los grupos terroristas”.
El viaje a localidad norteña de Tessalit, que no estaba anunciado, sirve de apoyo a la tropa gala, según un comunicado del Ministerio de Defensa francés.