La masacre en el campo de fútbol vuelve a enfrentar a egipcios

Clara García

Varios heridos en Egipto, donde se reanudan las protestas

Pena de muerte a 21 de los detenidos en febrero de 2012 por el asesinato de 72 personas en un campo de fútbol egipcio. La brutalidad con la que se enfrentaron los hinchas del club Al Masry y los del club Al Ahly también ha supuesto que la fiscalía condene a pena perpetua a otras cinco personas. Además, 28 acusados se enfrentan a distintas penas de cárcel. Estas acusaciones no dejaron indiferente a la sociedad egipcia, sobre todo, tras ser absueltos 28 de los acusados, entre ellos agentes de policía. Desde que la sentencia se hizo pública los aficionados más radicales han salido a la calle a reclamar la injusticia de la misma.
Las olas de protesta que sacuden Egipto en los últimos días son reprimidas por la policía ante el temor de que las revueltas se propaguen por todo el país como ya pasó en la Primavera Árabe. Pero mientras el Gobierno apoya la labor de las fuerzas de seguridad, que considera que actúan con mucha prudencia, los medios de comunicación condenan la violencia de los mismos. “Siempre hay infiltrados entre los manifestantes que pretenden causar daños. Y la policía actúa con máximo grado de autocontrol”, declaró el ministro del Interior egipcio, Mohamed Ibrahim. Asimismo, lamenta que “los periodistas tachen de asesinos a las fuerzas de seguridad y agentes de policía”.
La última manifestación que ha transcurrido en las calles de El Cairo y otras provincias egipcias dejó dos muertos y 48 heridos. El ministerio de Sanidad ha afirmado que los dos muertos han fallecido en El Cairo. Los disturbios en la capital egipcia han dejado un total de 39 heridos, en el Garbiya fueron heridas 8 personas y una en Daqahiliya.

Egipto es el problema más urgente para la UE
La pobreza en Egipto es un mal que azota cada vez a más población y, si no se frena, teme la Unión Europea que grupos radicales como los salafistas consigan el apoyo social a través de servicios que el Estado no puede ofrecer a día de hoy. “Egipto es el problema más importante y urgente que tiene la Unión Europea en el norte de África. Es muy importante que la transición en este país no fracase”, explicó Manuel García-Margallo, ministro español de Asuntos Exteriores, tras la reunión de los Veintisiete.
Egipto es un país muy denso en cuanto a población, 85 millones de habitantes en total, y además, “es el país más importante del área con un acuerdo de paz con Israel”, destacó Margallo. Túnez y Libia son las siguientes preocupaciones de los ministros de Asuntos Exteriores europeos, “Túnez es el primer país que se ha lanzado a la calle desencadenando la primavera Árabe, y además cuenta con una sociedad muy avanzada”, comentó el titular de exteriores español. En cuanto a Libia, Europa cree que es más complicada la situación, “pero disponen de los recursos económicos suficientes para superar muchas de sus dificultades”, recalcó Margallo.