Marruecos con Guantánamo

Ouissal el Hajoui

Mohamed Ben Yumán pasó cinco años en la cárcel de Guantánamo.

Preso durante cinco años en Guantánamo, Mohamed Ben Yumán, hace tres años regresó a Marruecos y un tribunal le absolvió, una corte revisó la sentencia y le condenó a dos años de cárcel. Finalmente la sentencia no fue aplicada. Hasta día de hoy Mohamed ben Yumán hizo vida normal junto a su familia, se casó, encontró trabajo, pero enfermó de tuberculosis. Después de curarse, y durante unos trámites burocráticos, la policía detectó que era un ex preso y lo detuvo para que termine de cumplir su condena.

Ex presos de Guantánamo son vigilados en Marruecos

Vivía en Inglaterra, estaba casada con una inglesa, con la que tiene una hija. Yossef, que no es su verdadero nombre, trabajaba como traductor en los juzgados británicos. Un día, la policía llamó a su casa sin más lo detuvieron y los acusaron de terrorista. Youssef había intervenido en el interrogatorio de uno de los terroristas más buscados en 2001, tras los atentados de las torres gemelas. “Pensaron que yo ayudaba a los terroristas, que no traducía lo que me decían o que les aconsejaba que contestar”, cuenta Youssef, quien nos alerta de que tiene el teléfono pinchado y que lleva años vigilado por las fuerzas de seguridad marroquíes.
Youssef tuvo dos opciones ir a Guantánamo o volver a Marruecos. Optó por volver a Marruecos, con la esperanza de que desde ahí conseguiría demostrar su inocencia y regresar junto a su familia. Sin embargo, Yousef se llevó una sorpresa al pisar Marruecos, “me quitaron el pasaporte nada más llegar a mi país. Me dijeron que me lo iban a devolver en unos días, y después de ocho años, aún sigo sin tenerlo”, cuenta. Yousef ha buscado desesperadamente la ayuda de organismos internacionales como Amnistía Internacional, pero nadie ha podido hacer nada por su caso. “Me siento vigilado, estoy aquí sin trabajo y no puedo ver a mi mujer e hija”. Lamenta Youssef, quien se siente impotente por no ser escuchado ni en Marruecos ni en Inglaterra.