Europa se plantea dar armas a los rebeldes sirios

Ahmed Chabi

Hollande y Cameron apoyan la ayuda armamentística a Siria en la cumbre Europea.

François Hollande, presidente de Francia, y David Cameron, primer ministro británico, han aprovechado la cumbre Europea, en la que el principal tema es la relación de los Veintisiete con Rusia, para promover la ayuda a la oposición siria. Una ayuda exclusivamente armamentística. “Es inaceptable que no apoyemos a una oposición que está cada vez mejor organizada, que consideramos legítima y que deja de lado a los extremistas”, ha declarado Hollande a los medios en una rueda de prensa.
Según Cameron y Hollande, las intermediaciones políticas en el conflicto sirio han fracasado, por lo que no queda más opción que la lucha armada. Sin embargo, no todos los Estados europeos están de acuerdo con esta decisión, Alemania muestra reticencias a este debate, pero no descarta el diálogo en torno al asunto. Por su parte, París y Londres han solicitado a los miembros de la Unión Europea el levantamiento del embargo de armas. “Queremos no sólo ofrecerles armas, también formación militar”, añadió el dirigente galo. Quien ha recordado que el gobierno Sirio está recibiendo armamento de Rusia.

La ONU, en cambio, aboga por la ayuda humanitaria

Más de 360.000 sirios han huido de Siria hacia Líbano, una oleada humana que ha provocado diversos incidentes en la frontera. “Los miembros del Consejo expresamos nuestra grave preocupación por los repetidos incidentes en la frontera que han dejado muertos y heridos del lado libanés, así como las incursiones, secuestros y el tráfico de armas”, indicaron en un comunicado de prensa.
Lo ONU teme que en Líbano se prolongue el conflicto sirio y que continúe el enfrentamiento armado entre los afines a Bachar El Asad y los opositores a su régimen. Por ello ha pedido a todas las fuerzas políticas libanesas que mantengan la calma a pesar de los últimos incidentes en las fronteras, que suman más de 330 kilómetros, en las que ha habido heridos, e incluso muertos. Además del papel que juegan las fuerzas internas, el organismo internacional considera fundamental el apoyo y la ayuda humanitaria que llega de fuera, y a diferencia de los objetivos de Francia y Gran Bretaña, pretende el apoyo humanitario por encima del armamentístico.