ONU contra UE en el conflicto Sirio

Ahmed Chabi

Enfrentamientos entre miembros de los Veintisiete y la Organización de Naciones Unidas por la militarización de la oposición al régimen sirio.

La intención de Francia e Inglaterra de abastecer de armamento a los rebeldes sirios no ha dejado indiferente a la Organización de las Naciones Unidas (ONU). La organización internacional está muy preocupada, y es que por otras experiencias sabe que las armas sólo conducen a la guerra. Ban Ki-moon lo tiene claro, la militarización del conflicto es contraproducente y no conducirá a una solución. “La única solución que vemos es una solución política, basada en negociaciones y en el final de la violencia”, añadió Eduardo del Buey, portavoz adjunto de la ONU.
Las armas para Siria están vetadas hasta este mes de mayo por la Unión Europea (UE), pero durante la última cumbre de los Veintisiete, Francia e Inglaterra han propuesto a la UE levantar dicho embargo en mayo, y facilitar de esta forma armas y formación militar a los rebeldes sirios. La oposición al Gobierno sirio, el apoyo a los rebeldes, y la preocupación de que la violencia y la división lleguen a Jordania, es lo que ha conducido a Hollande y Cameron a querer facilitar armas a los sirios. Y aunque los alemanes sean reticentes, han prometido retomar el diálogo sobre el tema en el próximo encuentro entre los ministros de asuntos exteriores europeos en Dublín.
Sin embargo la ONU, quién también está preocupada por que la división y el enfrentamiento entre defensores de Bachir Al Asad y los detractores de su régimen llegue hasta el país limítrofe con Siria, Jordania, no considera que las armas sean la solución a este conflicto. Todo lo contrario, Naciones Unidas teme que las armas sólo incrementen el número de muertos, que se destruya el país y que no se solucione la actual situación. La solución política es la única vía que contempla la ONU.

EEUU, vuelve a apostar por las armas

Pocas veces Estados Unidos ha estado en contra de proporcionar armas a los países en guerra, ya sea, al propio gobierno o a los opositores. Y esta vez, en el conflicto Sirio, Washington está de parte de Francia e Inglaterra. “El presidente Obama ha dejado claro que Estados Unidos no supone un obstáculo para otros países que tomen una decisión de proporcionar armas (a la oposición), ya sea Francia, Gran Bretaña u otros”, aseguró John Kerry, Secretario de Estado estadounidense, hoy en una rueda de prensa junto al ministro de Exteriores australiano, Robert Carr.