Sarkozy acusado de aprovecharse de la mujer más rica del mundo

Clara García :

La multimillonaria Liliane Bettencourt, considerada la mujer más rica de Francia, de la que Nicolás Sarkozy habría obtenido financiamiento ilegal para su campaña electoral de 2007.

Tiene ochenta años, padece de alzhéimer y demencia mixta y es la dueña del imperio l’Oreal, Liliane Bettencourt, ha recibido varias visitas de Nicolás Sarkozy cuando era presidente de Francia. Y según las investigaciones iniciadas en 2011, Sarkozy ha ido hasta la mansión de Bettencourt en reiteradas ocasiones por dinero, que destinó supuestamente a financiar la campaña electoral con la que consiguió hacerse con el Eliseo en 2007.
El ex presidente francés, que perdió las pasadas elecciones, desmiente la acusación y alega que acudió a la mansión Bettencourt para visitar al marido de Liliane, a quien conoce de su época de empresario. Sin embargo, Claire Thibout, antigua contable de Bettencourt, declaró en 2010 que “el administrador de la familia, Patrice de Maistre, le pidió 150.000 euros en efectivo para entregárselos al entonces tesorero de la campaña electoral de Sarkozy, Eric Woerth”. Por su parte, el juez encargado del caso, Jean-Michel Gentil, ha explicado en un comunicado que al abuso de debilidad hay que sumar los cargos de abuso de confianza y estafa.
En el último juicio sobre el caso, en el que se acusa a Nicolás Sarkozy de estafa con agravante, el ex presidente francés ha mantenido un careo con el mayordomo y otros tres empleados de la multimillonaria. Los cuatro han testificado que Sarkozy ha visitado a Bettencourt en periodo electoral y que siempre salía de la casa con un sobre de dinero. Por su parte Sarkozy mantiene que nunca ha pedido ni ha percibido dinero de la dueña de l’Oreal.
“En 15 años, sólo recuerdo una velada en casa de los Bettencourt con mi esposa Cécilia, el 24 de febrero de 2007”, ha declarado ante los jueces.