Inglaterra niega salud y vivienda a inmigrantes

Clara García :

El primer ministro británico, David Cameron, restringirá las ayudas a los inmigrantes, incluidos los ciudadanos de la Unión Europea, que deberán demostrar que pueden encontrar empleo para optar al paro.

Multas de 20.000 libras a aquellos que contraten a inmigrantes ilegales, se sancionará a quien alquile casas a irregulares, los inmigrantes que no tengan el permiso de residencia en regla no podrán tener carnet de conducir, tarjetas de crédito o una cuenta bancaria. Gran Bretaña quiere reducir el número de extranjeros, y según ha declarado David Cameron, primer ministro británico, la forma de hacerlo es restringir al máximo el bienestar de los inmigrantes.
Además los nuevos inmigrantes no tendrán acceso a subvenciones de viviendas, ni cobertura médica sin seguro privado.
Reino Unido ha establecido un plan para disminuir radicalmente el número de inmigrantes, y para ello en 2014 el Gobierno de Cameron tiene la intención de endurecer la política de inmigración, “Es necesario reducir la inmigración de cientos de miles de personas al año a solo decenas de miles”, destacó el primer ministro en un discurso en la Universidad de Suffolk. “Los inmigrantes deberán esperar al menos dos años para poder acceder a pisos subvencionados por el Estado” agregó, se terminó “el todo por el nada”, enfatizó.

Cameron teme a rumanos y búlgaros
David Cameron ha ideado este plan con el fin de ponerlo en marcha antes de 2014, año el que se eliminarán las restricciones a la libre circulación de rumanos y búlgaros. Las autoridades inglesas esperan que una vez se levante las restricciones al acceso laboral de los inmigrantes procedentes de ambos países, miembros de la Unión Europea desde 2007, más de 13.000 inmigrantes podrían dirigirse a Gran Bretaña.