Mujeres de agua

Clara García :

Una de las imágenes de la muestra ‘Mujeres de agua’ del fotógrafo español Tomás Abella.

Las mujeres africanas dedican una media de cinco horas al día para transportar agua a sus comunidades, en la mayoría de los casos agua insalubre enfrentándose en el camino a las hienas y a la inseguridad.
Cargadas con bidones de 30 litros recorren largas distancias para acarrear agua a sus hogares, la mayoría acompañadas de sus hijas a partir de los de cinco años. Esta imagen, en la retina de casi todos los viajeros por África, la ha inmortalizado el fotoperiodista Tomás Abella en la exposición ‘Mujeres de agua’ que ahora se puede ver en Madrid.
El agua es un bien preciado en el continente africano por su escasez y por lo tanto un problema porque es difícil de conseguir. Esta función es una labor de la mujer que en países como Etiopía, Burkina Faso, Chad y Mauritania se encarga de facilitar el agua a la familia. Este rol conlleva un elevado índice de absentismo escolar entre las niñas y la escasa participación de las mujeres en la vida social. El acceso al agua potable es imprescindible, pero no basta si no se mejora la educación de las niñas y la plena incorporación de la mujer al tejido productivo.
La escasez de agua afecta en la actualidad a 800 millones de personas en todo el mundo -330 millones en el África subsahariana-. Las causas son muchas y variadas, desde la falta de infraestructuras hídricas, su uso político y bélico, la contaminación de ríos y lagunas, las consecuencias del cambio climático global, y en esto los países desarrollados tienen un papel primordial.
Esta realidad queda plasma en 23 imágenes de Abella, algunas de ellas tomadas para la ONG Intermon Oxfam, muy sensible con este problema y que actualmente está desarrollando un proyecto que pretende mejorar el acceso al agua en Brasil, lo que afectará a las condiciones de vida de alrededor de 684 familias.
Una de las imágenes que más conmueve al artista es “una niña de 8 años que cargaba con un bidón de 10 kilos y nos comentaba que estaba muy apenada por tener que dejar la escuela”. Esta niña quería ser médico, pero ya sabía a su corta edad que estaba renunciando a su educación.
La muestra itinerante ‘Mujeres de agua’, organizada por la fundación We are Water, ya visitó Lisboa, así como diferentes ciudades españolas, y ahora se puede ver en Roca Madrid Gallery -calle José Abascal 57- hasta el 15 de julio.
Uno de los deseos de este artista es “avanzar mujeres y hombres del Norte y del Sur, ciudadanos globales conscientes de nuestras responsabilidades, en una gestión racional y justa de los recursos del planeta que garantice una vida digna a todos sus habitantes”.