Pánico entre las empresas chipriotas

Ouissal el Hajoui :

Con los bancos cerrados y las severas condiciones impuestas por el Eurogrupo, los chipriotas comienzan a preguntarse si el cambio en la banca y los depósitos permitirá sobrevivir a sus empresas.

Los dos principales bancos chipriotas, Banco de Chipre y Banco Popular, congelarán el 40% de los depósitos superiores a los 100.000 euros, en el primer caso, o el 100% en el segundo.
Este es el resultado de las negociaciones entre Chipre y la Unión Europea (UE), quien está dispuesta a llevar a cabo el rescate de la isla pero bajo severas condiciones. Sin embargo, las empresas chipriotas, que en su mayoría disponen de cuentas de más de 100.000 euros, no saben cómo pueden sobrevivir al nuevo panorama financiero. Tanto Mariano Rajoy, primer ministro español, como François Hollande, presidente francés, han recordado que si la unión bancaria en Europa se hubiese llevado a cabo, Chipre no hubiese llegado a esta situación. “La decisión que se adoptó es extraordinaria y única, se aplica de manera extraordinaria y solo a Chipre”, ha declarado Rajoy a los medio desde París.
“El acuerdo firmado por el Gobierno chipriota y el Eurogrupo destruirá el sector financiero de Chipre y hundirá al país en la recesión”, declaró a Efe el Premio Nobel de Economía 2010, Christopher Pissarides. Las empresas, a demás de ver sus cuentas congeladas, tienen el problema añadido de que los consumidores han perdido y no disponen de dinero para consumir. “Los depósitos en el Laiki quedarán congelados durante cinco años y luego se calcula que se podrá recuperar sólo el 20%, mientras que se está negociando qué ocurrirá con los del Banco de Chipre”, explicó Pissarides, quien añadió que parte de ese dinero era para proyectos de investigación financiados por la propia UE.

Todo el peso sobre el Banco Central de Chipre
El presidente chipriota, Anastasiadis, ha asegurado que el acuerdo de rescate es muy doloroso “pero es la única solución”. Asimismo, ha añadido que “el Banco Central de Chipre asegurará la liquidez de todos los bancos y la primera tarea será asegurar los depósitos de las cajas de pensiones en las entidades afectadas”. Anastasiadis es consciente de la ira de los ciudadanos y entiende que estén tan alterados.
Ante las presiones el presidente del Banco de Chipre ha dimitido. No comparte la idea de que sea su banco quien se haga cargo de las deudas del Banco Popular. Además, la decisión de la junta directiva, que nombró a un administrador especial para sanear la banca, fue la gota que colmó un vaso lleno de ajustes improvisados en poco tiempo.