Adiós al padre de la literatura africana moderna, Chinua Achebe

Clara García :

El escritor nigeriano Chinua Achebe, padre de la literatura africana moderna, murió esta semana a los 82 años.

La literatura africana moderna se queda huérfana tras la muerte del escritor nigeriano Chinua Achebe -Albert Chinualumogu Achebe- autor de ‘Todo se desmorona’ (1958), donde describe con amargura cómo la civilización europea se apropia del mundo africano y las influencias occidentales transforman la sociedad de este continente.
El novelista, poeta y crítico murió esta semana a los 82 años en Estados Unidos, donde vivía desde los años 90, después de sufrir un accidente de tráfico que le dejo postrado en una silla de ruedas.
De origen nigeriano siempre escribió en lengua inglesa y en la universidad renunció a su nombre británico, Albert, y adoptó el indígena, Chinua, con el que firmó sus obras.
Su obra maestra es la primera de las que escribió, ‘Todo se desmorona’ -‘Things Fall Apart’-, traducida a 50 idiomas, vendió diez millones de copias. Habla sobre las tradiciones de la sociedad Igbo y la diferencia entre los valores tradicionales y los occidentales del colonialismo. Posteriormente escribió más de una veintena de obras, en algunas de ellas critica la política y los políticos de Nigeria.
La literatura de Achete destacó por su ironía, su prosa colorista, la descripción de las costumbres y el uso del habla local del pueblo ibo. También escribió cuentos, ‘Chicas en guerra’ (1971), y poesía, ‘Navidades en Biafra y otro poemas’ (1973). Su última obra la publicó el año pasado, unas memorias sobre la guerra de Biafra, cuando la región Igbo intentó separarse de Nigeria en 1967. Precisamente en ese año Chinua trabajaba en el ministerio de Información de Biafra, desempeñando laborales diplomáticas hasta el fin de la guerra.
Hijo de un profesor en un colegio misionero, sus padres eran protestantes y lo educaron en los valores de la cultura del pueblo igbo. Antes de dedicarse a la literatura, trabajó como maestro y periodista. Tras abandonar su país, el escritor trabajó como profesor en Estados Unidos hasta que un accidente de coche en 1990 le dejó postrado en una silla de ruedas.