Muere el ex jefe de ETA

Clara García :

Javier López Peña, alias ‘Thierry’, ex dirigente de la banda terrorista ETA.

El ex jefe de la banda terrorista ETA, Javier López Peña, conocido como ‘Thierry’, murió el pasado sábado en un hospital de París después de sufrir un derrame cerebral.
Padecía una grave enfermedad cardiovascular y llevaba ingresado desde el pasado 11 de marzo. Durante una intervención sufrió complicaciones y falleció a los 53 años de edad.
El preso, natural de la localidad vizcaína de Galdakao y que cumplía prisión en el centro penitenciario francés de Fleury, sufrió un derrame cerebral este pasado  miércoles día 27 y desde entonces el recluso sólo se comunicaba por gestos porque no podía hablar.
La asociación de familiares de reclusos de la banda Exterat hizo público un comunicado en el que se quejan de que los familiares del preso no fueron informados de su defunción hasta el día siguiente. “Siguiendo la línea marcada desde su hospitalización de no comunicar nada a sus allegados, ha sido a la una de la tarde cuando han acudido a visitarle cuando le han transmitido que había muerto”. La hora médica de la muerte es la una de la madrugada, por lo que de ser cierto lo dicho en el comunicado habrían tardado alrededor de doce horas en informar a los familiares.
A estas quejas se sumaron también las del colectivo de apoyo a los presos de ETA Herrira, que denuncian en un comunicado “el trato y la falta de información padecida por sus allegados en el hospital parisino en el que estaba ingresado”.
En los últimos días, los abogados de López Peña habían solicitado su excarcelación debido a las “importantes complicaciones” en su salud a raíz de la operación.
La muerte de ex número uno de ETA ha producido el primer revuelo en el País Vasco, donde el colectivo de apoyo a los presos de ETA Herrira ha convocado dos movilizaciones para denunciar la muerte de Thierry y para exigir que casos como este “no vuelvan a repetirse”. La primera se celebró hoy en Benta palza de Basauri y la segunda está prevista para mañana lunes a la misma hora en Zamakoa Plaza de Galdakao, de donde es natural el fallecido.
El colectivo Herrira ha manifestado que la muerte de Xabier López Peña “vuelve a poner en evidencia las fatales consecuencias de una política penitenciaria que vulnera derechos elementales y que introduce a los 600 presos” de la banda terrorista en una “terrible y constante ruleta rusa”.
En este sentido, ha criticado “la dispersión, el aislamiento, unas condiciones de vida deplorables, el alargamiento de las condenas, las agresiones, el maltrato, la asistencia sanitaria deficiente, y el mantener a presos gravemente enfermos en prisión”.
Actualmente son 15 los presos de ETA que sufren graves enfermedades, entre ellas cáncer, esclerosis múltiple o esquizofrenia. “La liberación de estas personas supone la única garantía para que reciban un tratamiento sanitario adecuado y casos como los de Anjel Figueroa y López Peña no se vuelvan a repetir”, reza en el comunicado de Herrira.