Muere una menor asistenta del hogar por presunto maltrato de sus empleadores

Clara García :

No existen cifras sobre el número de menores empleadas del hogar en Marruecos, salvo las anunciadas por Unicef en 2006.

La policía judicial marroquí ha detenido a un gendarme por la muerte de su empleada del hogar, una mujer marroquí menor de edad.
La chica de 14 años murió el pasado domingo en el hospital Hassan II de Agadir a causa de quemaduras de tercer grado. Procedía de una familia pobre de nueve hijos de la provincia de Taroudanet (sur de Marruecos), su salario ascendía a 350 dirhams (no alcanza los 30 euros) y llevaba sin ver a su familia tres años.
La policía ha arrestado igualmente a la dueña de la casa, una profesora, como principal sospechosa de los malos tratos que sufrió la víctima.
El matrimonio fue presentado el martes pasado ante el Tribunal de Primera Instancia de Agadir, el marido fue acusado de encubrir el crimen y la falta de información y asistencia a una persona en una situación de peligro, mientras que la mujer está acusada de violación y de causar la muerte a la menor.
A raíz de este suceso, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) pidió a la sociedad, Gobierno, Parlamento y administración la abolición efectiva del trabajo de los niños. “Erradicar el trabajo y la violencia contra menores es una necesidad moral que debe ser respetada”, según publica en un comunicado. La solución que da este organismo es reforzar la legislación y su aplicación, promocionar la educación, crear empleo para adultos y jóvenes, luchar contra la pobreza y promover el desarrollo humano.
El último censo realizado por el Alto Comisionado del Planificación (organismo oficial estadístico) registra 30.000 menores empleadas domésticas, una cifra mucho menor a la registrada en distintos informes de 2001 (entre 66.000 y 86.000), según datos recogidos por Efe.
La existencia de un vacío jurídico al respecto ha dejado a “decenas de miles de niñas de menos 15 años de edad sujetas a los caprichos de sus empleadores, a puerta cerrada”, denuncia Turia Buabid, integrante del colectivo marroquí para la erradicación del trabajo de niñas.
Un estudio presentado en Rabat subraya que de las 169 familias observadas y que empleaban a niñas de entre 8 y 15 años, un 74 por ciento tenía un nivel de vida confortable y se podría permitir contratar a adultos, así como que el 67 por ciento conocía las disposiciones legales sobre la prohibición del trabajo de menores.
De este documento también se desprende que el 79 por ciento de las menores de 15 años explotadas laboralmente son excluidas de manera definitiva del sistema escolar, un 43 por ciento de ellas por la pobreza de sus familias.
El Gobierno tiene entre manos un proyecto de ley sobre el trabajo doméstico en Marruecos pendiente de aprobación en el Parlamento. Este podría ser el marco para proteger a las niñas menores de edad como empleadas del hogar.