Benkirán en las cuerdas flojas

Ouissal el Hajoui :

Abdelillah Benkirán, secretario general del Partido de Justicia y Desarrollo (PJD) y presidente del Gobierno marroquí, recibe quejas de diferentes sectores.

Se hizo con el Gobierno de Marruecos en una época de agitación social. La Primavera Árabe amenazaba con llegar a Marruecos de la mano del Movimiento 20 de febrero. Los marroquíes, al igual que los tunecinos y egipcios, también apelaban por el cambio, y aunque parecía que no sabían muy bien que querían, pretendían ser más democráticos. Mohamed VI, rey de Marruecos, reformó la Constitución, se convocaron elecciones, y el protagonista de las mismas, fue, sin duda, un señor muy simple, popular y cercano a la gente, que no se movía entre la élite del reino y que sobre todo hacía reír a los marroquíes con sus bromas. En ese contexto de incertidumbre, los marroquíes votaron por los islamistas y por el Partido Justicia y Desarrollo (PJD), encabezado por Abdelillah Benkirán.
El islamismo de Justicia y Desarrollo se fue haciendo cada vez más moderado, pues Marruecos tiene una imagen internacional que no puede, ni debe perder. La sociedad se fue tranquilizando, hasta que el reino de Mohamed VI empezó a sufrir las lastras de la crisis económica que ha venido padeciendo Europa, y sobre todo, sus principales socios, España y Francia. El nuevo contexto le quedó muy grande a Benkirán, y la falta de soluciones está empezando a cansar a la sociedad y a la clase política. “No nos gusta el actual Gobierno.
Hemos retrocedido varios años atrás. Ni nos ha solucionado nuestros problemas, ni está proyectando buena imagen de Marruecos”, comenta a Correo Diplomático, Hannane, vecina de Rabat, “Marruecos es un país de grandes superficies, de importantes obras, de empresas gigantes, nacionales e internacionales. Es el país más democrático del Norte de África. Y Benkirán está estropeando lo que tanto esfuerzo y tiempo nos ha costado conseguir”, añade, Kaoutar, amiga de Hannane.
Istiqlal y Movimiento Popular contra el PJD Los dos partidos que constituyen, junto al PJD, la Coalición del Gobierno de Marruecos, no comparten las políticas de Benkirán. “Mi partido no es responsable de la subida del precio de combustible y productos alimenticios. Tanto nosotros como el Movimiento Popular, rechazamos una subida de los precios de la luz y el agua”, ha declarado a los medios Hamid Chabat, secretario general del partido Istiqlal. “No estamos de acuerdo ni somos responsables de la posible ley que pretende la suspensión del Fondo de Compensación, para sustituirlo por una ayuda social”, añadió Amhand Laancer, secretario general del partido Movimiento Popular, agrupación que considera que el PJD carece de valentía para gobernar el Marruecos de hoy.