Muere Sampedro en medio del ocaso capitalista

Ouissal el Hajoui :

El escritor, humanista y economista José Luis Sampedro murió en su casa rodeado de sus seres queridos.

Es economista, pero el más humanista de todos. Avisó de lo que nos esperaba con el capitalismo y no se equivocó. Antes de morir presenció cómo en su país natal, España, la sociedad salía indignada a la calle a pedir justicia y ayuda. Vio varios países hundirse, Grecia, Chipre y Portugal, entre otros. José Luis Sampedro abogó por el keynesianismo, por una economía al servicio de los ciudadanos y no al revés, pero nadie le hizo caso.
Nació en Barcelona en 1917, y pasó sus 13 primeros años en el norte de Marruecos, en su adorada Tánger, aquella ciudad multicultural, en la que convivían en paz todas las religiones y nacionalidades. Según Sampedro, el mundo ideal, sería la prolongación de esa Tánger internacional a lo largo del tiempo y del espacio. El domingo, 7 de abril de 2013, a los 96 años de edad, murió José Luis Sampedro, aunque su muerte no se hizo pública hasta ayer mismo por su propio deseo. Ha sido incinerado en la más estricta intimidad, “así lo ha pedido, sin ruido y alharacas”, ha declarado su viuda, la poeta y traductora, Olga Lucas, con quien se casó en 2003. Su viuda, ha contado a los medios de comunicación, que antes de morir, Sampedro le pidió que “se le llore lo menos posible, y que se siga luchando lo máximo posible”.
En 1935 dejó Tánger para volver a España. Aprobó unas oposiciones de técnico en Aduanas y fue destinado a Salamanca, donde vivió la Guerra Civil. Primero luchó en el bando republicano, luego en el nacional. Finalmente abandonó y aborreció el sentido de la guerra. En 1946 se doctoró en Económicas. En 1969 asistió como profesor visitante a las universidades de Salford y Liverpool. En 1972, regresó a Madrid para llevar la cátedra de Ética en la Universidad Complutense. El autor de ‘La Sonrisa Etrusca’ ha compartido clase con José Luis Aranguren, José Antonio Maravall y José Vidal-Beneyto, en el Centro de Estudios e Investigaciones Sociológicas. Para luego impartir clase en la Universidad Complutense de Madrid a más de un ministro de Economía, como Carlos Solchaga, Miguel Boyer, Pedro Solbes o Elena Salgado.