Portugal procede a congelar el gasto público

Clara García :

El primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho.

Dicho y hecho, el Gobierno luso no toleró la sentencia del Tribunal Constitucional portugués, anunció que iba a continuar con las medidas de austeridad porque “está en el ejecutivo por mayoría”, y así lo ha hecho hoy. A partir de ahora queda prohibido cualquier nuevo gasto en las administraciones y servicios del sector público. Asimismo se ha impuesto una autorización especial del ministerio de Finanzas para pagos imprevistos. Y según Vítor Gaspar, ministro de Finanzas, “la restricción se mantendrá hasta nueva orden del ejecutivo”.
Pedro Passos Coelho, primer ministro luso, ha acusado directamente al Tribunal Constitucional de hacer peligrar la situación de Portugal, después de sentenciar de ilegal la suspensión de la paga extra de funcionarios y pensionistas, y recortes en el subsidio y sanidad.
Los pagos habituales de personal, los contratos en ejecución, los pagos de servicios básicos y agua y luz, y las costas judiciales, son los únicos gastos que se salvan de la congelación, según ha informado el ministerio de Finanzas, y tal y como ha recogido Efe.
La sentencia judicial ha generado mucha desconfianza en el mercado europeo, por lo que el Gobierno de Passos Coelho ha decidido tomar esta medida drástica antes del viernes, cuando los ministros de Economía y Finanzas se reúnen en Dublín para decidir sobre la ampliación de los plazos de devolución del rescate luso, de 78.000 millones de euros. Asimismo, los otros 2.000 millones de euros que espera Portugal, como segundo tramo de la ayuda internacional, dependen de la valoración que haga la Troika, Fondo Monetario Internacional, Comisión Europea y Banco Central Europeo, del ajuste presupuestario que está llevando a cabo el Gobierno luso.