El principio del fin del chavismo

Ouissal El Hajoui :

Nicolás Maduro, sucesor de Hugo Chávez, gana las elecciones venezolanas por solo un 50,65% de los votos.

La muerte de Hugo Chávez, líder venezolano, trajo la incertidumbre a Venezuela. Y así se manifestó en las elecciones de ayer domingo. El chavismo continúa en el poder bajo el mando de Nicolás Maduro, pero con un 50,66% de los votos. El opositor, Henrique Capriles se quedó a tan sólo 234.935 votos de conseguir aquel cambio tan esperado por muchos venezolanos.
La jornada comenzó muy amena, los chavistas estaban convencidos de la victoria de Maduro.
Bailes, cantos y mucha alegría, una alegría que se fue apagando a medida que caía la tarde y se iban conociendo los resultados tan estrechos de los históricos sufragios. “Podemos decir que tenemos un triunfo electoral justo, legal, constitucional, popular”, dijo Maduro en un discurso ante sus seguidores desde el palacio de Miraflores.
Capriles, por su parte, se niega a aceptar el resultado, y ha pedido que se recuenten los votos, uno a uno. “Nosotros no vamos a reconocer un resultado hasta que no se cuente cada voto de cada venezolano”, dijo el líder de la oposición tras las elecciones, afirmando que es conocedor de más de 3.200 incidencias que han podido perjudicar el resultado del sufragio. “Venezuela, les digo con mucha firmeza, esta lucha no ha terminado”, prometió a sus seguidores Capriles, después de esperanzarles con que puede haber alguna sorpresa tras el recuento de la auditoría.
“A una profunda autocrítica nos obligan estos resultados, es contradictorio que sectores del pueblo pobre voten por sus explotadores de siempre”, escribió en su Twitter el presidente del Parlamento venezolano y vicepresidente primero del partido del chavismo, Diosdado Cabello.
Los chavistas han saboreado la peor de sus victorias, están desilusionados, y temen que esté sea el principio del fin del chavismo. “La estrecha derrota de Capriles no es más que un signo de cambio en Venezuela. La transición no puede ser radical. Pero perder las elecciones tras la muerte de Chávez con el 49,07% de los votos es una victoria para todos los venezolanos que apelamos por el cambio”, ha contado a Correo Diplomático un empresario venezolano afincado en Casablanca.
“Cuando uno espera un triunfo y recibe una derrota no puede haber un sentimiento que no sea la tristeza y la preocupación”, dijo a Efe uno de los inmigrantes venezolanos en Miami, que esperaban con ansias la victoria de Capriles para volver a hacer sus vidas en Venezuela. “¿Me van a decir a mí que ese va a ser un hombre que va a llevar el poder en mi país? Me da pena por mi país y por mi familia, que es venezolana”, grita otra inmigrante. Sin embargo, el empresario de Casablanca sigue esperanzado por que el resultado del recuento que había pedido Capriles les de una buena noticia a los miles de venezolanos que abandonaron su país en busca de libertad. “A Maduro le toca una tarea muy dura. No es Chávez, no tiene su carisma, y tiene que conseguir mantener contentos a los chavistas. Después de este resultado, no creo que tengan buen ánimo, y cualquier cosa mal hecha por el Gobierno será tomada en consideración más que nunca”, añade.

El ejército mantiene la calma
“La Fuerza Armada es garante del resultado de los comicios, en los que resultó elegido el presidente encargado Nicolás Maduro, y lo harán respetar”, declaró, tras saberse los resultados de las elecciones, el ministro de Defensa de Venezuela, Diego Molero.
Si en un principio, tras la muerte de Hugo Chávez la opinión internacional advertía de una posible guerra civil, cuyo detonante se podría encontrar en el seno del ejército, ahora parece que el statu quo reina en Venezuela. “Queremos llamar a esa conciencia de todo el pueblo nacional, de toda la república para que los hombres y mujeres de conciencia entendamos que la democracia, el juego de la democracia es así”, comentó el general Wilmer Barrientos, jefe del Plan República. “Cuenta usted con soldados conscientes, claros, del momento histórico que vivimos y claros de los nuevos caminos que hay que construir en la patria”, prometió a Maduro, de momento, presidente de la república bolivariana de Venezuela.