Bélgica cierra su consulado en Tánger

Erena Calvo :

Bahía y ciudad de Tánger, donde Bélgica cierra su Consulado con el objetivo de reducir costes.

Reducción de gastos y recortes presupuestarios son las razones por las que Bélgica cierra su consulado en Tánger, según ha explicado recientemente su ministro de Asuntos Exteriores, Didier Reynders.
Esta decisión se tomó tras hacer un estudio de los intereses belgas en el exterior, teniendo en cuenta factores políticos, económicos y de cooperación.
Además, Bélgica prescindirá de sus oficinas consulares en Johannesburgo (Sudáfrica), Costa Rica, Malta o Caracas (Venezuela). Y planea agrupar algunas misiones diplomáticas con Holanda y Luxemburgo para reducir costes.
Según Reynders, la idea es que cada país pueda contar con el mismo número de diplomáticos en sus puestos, pero que se unan esfuerzos a la hora de compartir las infraestructuras y el personal administrativo y de seguridad.
Las actividades del consulado belga en Tánger se trasladarán a las oficinas consulares de este país en Rabat y Casablanca.
Bélgica se suma así a la política de reducción de gastos en el exterior que han puesto en marcha ya países como España para hacer frente a la crisis  económica. A finales del año pasado, el Ministerio de Asuntos Exteriores español anunciaba ya la reducción de la estructura de las embajadas de Yemen y Zimbabue, que a partir del 1 de enero de 2013 estaba previsto que contasen con un diplomático en representación del país.