Marruecos reitera que para el Sáhara sólo cabe la autonomía

Ouissal El Hajoui :

Mohamed VI en una visita a El Aaiún, capital del Sáhara Occidental.

Los consejeros del rey Mohamed VI, el jefe del Gobierno y los líderes de partidos políticos se han reunido esta mañana en el gabinete real para tratar el tema del Sáhara, después de los últimos acontecimientos con respecto a este conflicto.
La opinión es unánime, el Sáhara es marroquí y la única solución que Marruecos contempla y ofrece a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es la autonomía. “Desde la presentación, en abril de 2007, por el Reino de Marruecos de la iniciativa para la negociación de un estatuto de autonomía para la región del Sahara, la cuestión de los derechos humanos ha sido metódicamente instrumentalizada por las otras partes en el diferendo, para intentar desviar el proceso de negociación y servirse de ello como pretexto para no comprometerse decididamente y de buena fe en la búsqueda de una solución política”, ha comunicado el Gabinete Real a través de la agencia de noticias Map (Magreb Arabe Press).
La cuestión de los derechos humanos ha sido el obstáculo que muchos miembros de la ONU han ido poniendo a Marruecos para acabar con el problema de Sáhara cuanto antes. Y los políticos y consejeros reunidos esta mañana han mostrado especial preocupación por que se intente desviar la solución de este problema. “Por su parte, el Reino de Marruecos ha adoptado medidas voluntaristas para promover y proteger los derechos humanos, sobre el conjunto de su territorio. Es en este marco en que se inscriben, especialmente, el refuerzo de la independencia de los mecanismos nacionales de los derechos humanos y la ampliación de la apertura de Marruecos a los procedimientos especiales de las Naciones Unidas, respondiendo así a las aspiraciones de la comunidad internacional y más particularmente del Consejo de Seguridad”, reza el comunicado.
Marruecos reitera que busca “una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable a este diferendo regional artificial, sobre la base del realismo y del espíritu de compromiso a los cuales llama el Consejo de Seguridad”. Asimismo, el Gabinete Real ha recalcado que confía en el Consejo de Seguridad y en su sabiduría a la hora de tomar decisiones. “En el momento en que los esfuerzos del Reino a favor de la promoción de los derechos humanos sobre el conjunto del territorio nacional, incluidas las provincias del Sur, son saludados por la Comunidad internacional y por numerosos socios internacionales, la parcialidad de este tipo de gestión unilateral y sin consulta previa, en término de contenido, de contexto y de procedimiento no pueden sino suscitar incomprensión y rechazo”, añade el comunicado.

El Sáhara, clave para la paz en el Sahel
A esta conclusión han llegado no sólo Mohamed VI y François Hollande, cuando el presidente francés visitó Marruecos. También es de la misma opinión Christopher Ross, enviado especial de la ONU para resolver el conflicto del Sáhara. La Casa Real considera que “la no resolución del conflicto en el Sáhara puede ser un factor de amplificación de estas amenazas, que obstaculiza una cooperación eficaz entre los estados de la región”. Por su parte Ross, quien va a emitir un informe final sobre su gira regional el próximo 22 de abril considera que “el aumento de la inestabilidad y de la inseguridad dentro y alrededor del Sahel requiere una solución urgente de este conflicto”.