La libertad de expresión a debate en Rabat

Ouissal el Hajoui :

Rachid Niny (a la izquierda) cumplió un año de cárcel cuando era director del diario de mayor tirada en Marruecos, Al Massae.

La libertad de expresión es uno de los temas que ha centrado las protestas sociales desde que en el contexto de la primavera Árabe estallara el movimiento 20 de febrero. La Comisión que llevó a cabo la reforma de la Constitución marroquí lo tuvo en cuenta. Sin embargo, semanas antes se encarceló a Rachid Niny, que en esos momentos era director del diario más leído en Marruecos, Al Massae. Y aunque luego fueron muchos los avances en este sentido, posteriormente a la reforma, numerosos periodistas y corresponsales fueron vetados en Marruecos.
Este tema centra el debate que tendrá lugar el próximo 3 de mayo, día Internacional de la Libertad de Expresión, en el Instituto Cervantes de Rabat. Un coloquio organizado por la asociación granadina Al-Yanub y la revista universitaria Al-Qafila, y que contará con la participación de Correo Diplomático. Junto a Sonia Moreno, directora de la web, intervendrán, Javier Otazu, director de la agencia de noticias española Efe en Rabat; Nabila Benomar, diputada y miembro de la Dirección Nacional del Partido Autenticidad y Modernidad (PAM); y Rachid Faris, miembro de varias asociaciones y defensor de los derechos humanos.

Marruecos, en el puesto 136 en libertad de expresión
El reino alauita ha ascendido dos puestos en comparación a la clasificación mundial realizada por Reporteros sin Fronteras en 2012, cuando se encontraba en el puesto número 138, de un total de 179 países. En palabras de Reporteros sin Fronteras, los resultados del año anterior, la situación experimentó una mejora debido a los movimientos de protesta. Y pese a que todos los ciudadanos de todos los países en levantamiento exigen los mismos cambios, los hechos no han transcendido de la misma forma.
“En 2012 se distinguen casos representativos entre los países donde se produjeron cambios de régimen (Túnez, Egipto, Libia), los Estados donde las rebeliones y su represión aún tienen lugar (Siria, Bahréin) y, finalmente, los países donde las autoridades lograron hacer suficientes compromisos y promesas para calmar las potenciales reivindicaciones de cambio político y/o socioeconómico (Marruecos, Argelia, Omán, Jordania, Arabia Saudita)”, destaca Reporteras sin Fronteras en su último informe.
Marruecos, en constante lucha entre la tradición y modernidad, sigue manteniendo unas líneas rojas, religión, sexo y autoridad, que muchos periodistas, escritores, cineastas y músicos se atreven hoy, más que nunca, a saltarse. Sin embargo, Rachid Niny fue condenado a un año de cárcel, en época de mayor efervescencia social por haber sacado a la luz determinadas conductas de políticos, militares y servicios secretos. Después de la reforma y la intención de Marruecos de no encarcelar a nadie más por opinar, Yousef El Jajili, quien trabajara con Rachid Niny en uno de sus semanales arabófonos, se enfrenta a tres meses de cárcel por sacar a la luz que el ministro de industria se gastara más de 1.000 euros de dinero público en una cena.
Son muchos los que continúan luchando contra la censura en Marruecos y, aunque la mejora es paulatina, asociaciones como Reporteros sin Fronteras, siguen abalando que la censura en Marruecos continúa.