Calma en El Aaiún tras cuatro días de enfrentamientos

Ahmed Chabi :

Amnistía Internacional y una delegación de políticos europeos se desplazaron a los territorios del Sáhara Occidental en misión de observación.

Es una reclamación histórica de los saharauis independentistas, que han visto cómo se esfumaba en cuestión de días la posibilidad de que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) vigilase los derechos humanos en el Sáhara Occidental. Después de que Marruecos -con el apoyo de otros países- tumbase la propuesta de Estados Unidos de dotar de esa competencia a la Minurso, ciudadanos de diversas ciudades del Sáhara Occidental han salido a las calles del territorio a manifestarse en contra de esta decisión.
Las asociaciones de derechos humanos fijan en más de una veintena los activistas saharauis que han resultado heridos, mientras que la wilaya (gobernación) de El Aaiún, capital administrativa del Sáhara Occidental, habla de 70 agentes heridos en los enfrentamientos desde el pasado sábado.
Según las mismas fuentes, los manifestantes de la parte saharaui “no eran más que personas profiriendo insultos contra Marruecos, a sueldo contratadas por partes extranjeras con banderas que simbolizan una entidad fantoche”, en referencia a la república Árabe Saharaui Democrática.
Desde la gobernación de la capital de la ex colonia española calificaron de tolerante la actitud de las fuerzas de seguridad marroquíes, que solo respondieron cuando se produjeron “desbordamientos” como “bloqueos de la vía pública, la agresión a las fuerzas del orden y el uso de cócteles molotov”.
Esta mañana, según han constatado fuentes saharauis a Correo Diplomático, la situación es de calma y solo se veía por las calles de El Aaiún a manifestantes celebrando el Día del Trabajo.
Por otra parte, la agencia Efe hizo público el testimonio de dos miembros de Amnistía Internacional (AI), que aseguraron que la policía actuó en las manifestaciones “pacíficas” con piedras y bastones para dispersarlas.
Los derechos de asociación y de manifestación están muy restringidos en el Sáhara Occidental por parte de las autoridades marroquíes, denunció hoy una delegación de Amnistía Internacional (AI) tras pasar cinco días en El Aaiún.
Según Sirine Rached y Benedicte Goderiaux, las autoridades marroquíes llevan a cabo una campaña para “diabolizar” y “desacreditar” a los defensores saharauis de derechos humanos.