Cuatro centenares de muertos en el derrumbe de la fábrica bangladeshí

Clara García :

Una semana después del derrumbe de Bangladesh murieron 405 personas y otras 2.437 personas salvaron su vida.

Se cumple ya una semana del derrumbe de un edificio con talleres textiles que trabajaban para compañías internacionales. Según el último recuento, murieron 405 personas. Ahora, el Gobierno de Bangladesh intenta mejorar las relaciones entre los trabajadores y los patrones.
En las últimas horas, según recoge Efe del diario local ‘The Daily Star’, se han encontrado otros 17 cadáveres entre los escombros en la localidad de Savar, donde se produjo el incidente.
Por el momento, se desconoce el paradero de otras 149 personas, según cita el mismo medio de declaraciones del general del Ejército bangladeshí Chowdhry Hasan Suharwardy.
Se sabe que 2.437 personas lograron salvar su vida y que todavía quedan entre 12 y 15 días para que los equipos de rescate consigan limpiar del todo los escombros.
Con este derrumbe, se ha vuelto a hablar de las malas condiciones laborales y de seguridad en las que se encuentran los trabajadores de las fábricas textiles de este país asiático, que sin embargo se encarga de abastecer a multinacionales occidentales.
En la celebración, hoy, del Día Internacional de los Trabajadores, la primera ministra bangladeshí, Seikh Hasina, ha reclamado una mejora de las condiciones laborales de sus compatriotas.
El pasado domingo, agentes de policía detuvieron al propietario del edificio, y con anterioridad a los de los talleres. El director general de Phantom-Tac, una de las fábricas textiles del edificio, es el español David Mayor, que es buscado por la Policía.
Otras de las compañías que allí se alojaban son Primark, El Corte Inglés, Bon Marche o Joe Fresh.