La trama de robo de bebés llega hasta Marruecos

Ouissal el Hajoui :

Una manifestación en España por los niños robados.

Recién nacidos, generalmente de familias humildes, dados por muertos o vendidos por sus familias, se robaban para entregar a familias ricas que no podían tener hijos. Son muchos los bebés españoles que han sido víctimas de esta trama. Una trama que en el último año ha sido investigada por la policía y que esta semana ha llegado hasta el norte de Marruecos. Recién nacidos marroquíes, sobre todo niñas, fueron robados en las décadas de los años 70 y 80, fueron llevados a Melilla, donde les proporcionaban documentación falsa, y posteriormente, fueron vendidos a familias en la península.
Hasta 31 personas han sido imputadas en esta investigación, una investigación que se está haciendo cada vez más complicada, dado que muchos de los implicados son personas de avanzada edad o que ya han fallecido. Hasta 6.000 euros se llegaba a pagar por estos bebés, un total de 28 que provenían, tanto de Marruecos, como de Melilla. La investigación, iniciada por la asociación ANADIR (Asociación de Afectados por las Adopciones Irregulares), dio con los responsables que operaban desde Marruecos. Se trata de tres hermanas, nacidas en Tetuán, dos de ellas con residencia en Melilla, y otra, que había cambiado su nombre y apellido, en Marruecos.
Desde Marruecos, una de las hermanas, que disponía de contactos en los hospitales de Uxda y Nador, se hacía con niños nacidos en hospitales de ambas ciudades y los llevaba hasta la Ciudad Autónoma, ahí se les preparaba un acta de nacimiento falso. Por su parte, las dos hermanas residentes en Melilla, se encargaban de captar a aquellas mujeres embarazadas con escasos recursos para ofrecerles dinero a cambio de sus bebés. Y dado que en la mayoría de estos casos la mujer daba a luz en pisos particulares y no en hospitales, se ha hecho aún más complicada la investigación de los mismos.
Los miembros de la trama en España, localizaban a matrimonios, de un nivel económico elevado y que no pudieran tener hijos, para llevarlos hasta Melilla, entregarles el bebé robado, provisto de un acta de nacimiento, y con el mismo inscribirlo en el registro civil como hijo biológico.
Según ha informado la Guardia Civil a los medios, la investigación sigue abierta en el Juzgado de Instrucción número dos de Melilla. Asimismo, esta investigación cuenta con la colaboración de las Unidades de Policía Judicial de las Comandancias de la Guardia Civil de Valencia, Málaga, Granada, Las Palmas de Gran Canaria y Palma de Mallorca.