África, más pobre por irregularidades con multinacionales

Ouissal el Hajoui :

Kofi Annan, ex secretario general de la ONU, durante el foro mundial de economía en África.

Es un continente con importantes recursos naturales, pero su población sigue inmersa en la pobreza, hambre y analfabetismo. Y según Kofi Annan, ex secretario general de la ONU, gran culpa de ello son los contratos injustos que se firman con multinacionales. Annan advierte de que cada año África pierde 38.000 millones de euros a favor de empresas extranjeras.
En el informe del Panel para el Progreso de África, de la que es presidente Kofi Annan, se destaca que África pierde más del doble de dinero del que obtiene por donaciones. “Es inconcebible que algunas empresas, a menudo apoyadas por dirigentes deshonestos, estén utilizando la evasión fiscal inmoral, la transferencia de precios y la propiedad anónima de las empresas para maximizar su beneficio, mientras millones de africanos viven sin la alimentación, salud y educación adecuadas”, dijo Annan.
En el Foro Económico Mundial sobre África, Annan instó a los países africanos a que establezcan leyes mediante las cuales obliguen a que las empresas extranjeras sean más honestas en sus negocios en el continente. Pero no achaca toda la culpa a las multinacionales, las empresas públicas africanas también tienen mucha responsabilidad. “Uno de los principales problemas de estos países son la falta de transparencia en las empresas públicas que gestionan los recursos naturales y las prácticas de evasión fiscal”, se destaca en el informe.
Como ejemplo extremo de ambas situaciones, está la República Democrática del Congo, que según el estudio dejó de ingresar 1.360 millones de dólares en cinco concesiones “opacas y secretas” de explotaciones mineras entre 2010 y 2012. Por otra parte está el caso de la empresa petrolera estatal de Guinea Ecuatorial, GEPetrol, que el informe define como”una de las compañías energéticas más opacas”.
Según el Panel para el progreso de África, cada año 25.000 millones de dólares son flujos ilícitos en el continente. Y mientras que para los países que conforman el G8 (países ricos y Rusia), suponen una pérdida en sus ingresos, en África tiene un impacto directo sobre las vidas de sus ciudadanos.
Es por ello, por lo que en el informe se pide a la cumbre que el G8 impulse el desarrollo de un sistema global basado en las reglas de la transparencia y los impuestos. “Cada jurisdicción fiscal debería estar obligada a revelar públicamente la estructura de titularidad plena de las empresas registradas”, pide el APP, que menciona explícitamente a Suiza, el Reino Unido y Estados Unidos como principales canales para servicios financieros extraterritoriales”, opina Annan.