Ante la crisis, comer insectos

Clara García :

Los insectos son una fuente importante de proteínas y actualmente forman parte de la dieta de al menos dos mil millones de personas en el mundo

Nada mejor para combatir el hambre en el mundo, luchar contra la obesidad y mejorar el medio ambiente, como comer insectos, así lo ha dicho las Organización de las Naciones Unidas (ONU). En África y Asia se comen 1.900 especies de insectos, y según el departamento forestal de la FAO, Organización de la ONU para la alimentación y agricultura, esta alimentación sería muy recomendable, en estos momentos, para el resto de continentes.
“En las culturas occidentales tenemos prejuicios y pensamos que como los insectos se comen en países en desarrollo no pueden ser buenos”, declara durante la Conferencia Internacional sobre Alimentación y Seguridad alimentaria, Arnold van Huis, de la universidad holandesa de Wageningen. Según Van Huis, muchas especies de insectos contienen la misma cantidad de proteínas y minerales que la carne y el pescado. Asimismo considera que son ricos en algunos ácidos grasos que han demostrado sus beneficios para la salud.
Con una población de 500 millones de personas obesas, introducir insectos en las dietas ayudaría a combatir esta gran problemática que padece la sociedad actual. Según Eva Muller, representante de la FAO, son ya muchos los restaurantes que han introducido platos de insectos, “una interesante oportunidad de negocio en comunidades rurales en países desarrollados”.