Políticos y actores españoles, entre los enemigos de Marruecos

Dunia Benjadra :

La portada del semanario Hespress, que publicó un censo de las 50 personas que más odian Marruecos, entre las que figuran 16 españoles

Estar a favor de la independencia del Sáhara significa estar en contra de Marruecos, y por tanto, ser enemigo de Marruecos. Quien está a favor de la islamización radical de todo país de confesión musulmana se opone al sistema político marroquí, y en consecuencia, odia al reino. El odio que muchos musulmanes sienten hacia americanos y judíos se extiende también a Marruecos por su amistad con los mismos. Es por ello por lo que este país tiene una larga lista de enemigos.
España, vecina y socia de Marruecos, es la que más enemigos alberga. Tanto de derechas, como de izquierdas, el apoyo de la independencia del Sáhara por parte de políticos, actores y periodistas le ha traído a Marruecos algún que otro problema.
El semanario Hespress ha elaborado una lista de 50 enemigos de Marruecos, y entre ellos se encuentran: el director del diario el Mundo, Pedro J. Ramírez; el actor Javier Bardem, su madre, Pilar Bardem; la actriz Penélope Cruz, el ex presidente del Gobierno español, José María Aznar; el actual embajador de España en Londres, Federico Trillo; el director de cine, Pedro Almodóvar, el periodista de la cadena EsRadio, Federico Jiménez Losantos; Pedro Zerolo, político del PSOE; el periodista de El País, Ignacio Cembrero; el actor Eduardo Noriega, el periodista César Vidal, el Coordinador de Izquierda Unida, Cayo Lara; la portavoz de UPyD, Rosa Díez; el presentador El Gran Wyoming, y el cantante Manu Chao.
Ante semejante acusación, uno de los presentes en esta lista, Ignacio Cembrero de El País, escribía en su Facebook: “Me he quedado perplejo. ¿Yo, enemigo de Marruecos? Es absurdo. Pero si solo soy un periodista. Afortunadamente un buen puñado de mis amigos marroquíes me ha escrito o me ha enviado mensajes para recordarme que, aunque sea un “enemigo” de su país, sigo siendo su amigo”.
Según Hespress, el conflicto en torno al Sáhara, no sólo le ha proporcionado enemigos a Marruecos en el seno de la comunidad saharaui, como es el caso de la activista Aminatu Haidar o el presidente de la RASD, Mohamed Abdelaziz. El nuevo malentendido con Estados Unidos en materia de derechos humanos, ha incluido a Cristopher Ross, James Baker, Angelina Jolie o George Clooney en la lista de personalidades que más odian a Marruecos.
La neutralidad de Marruecos en diversos aspectos de la política internacional no gusta a muchos. Francia es, probablemente, el amigo número uno de Marruecos, pero no son pocos los que, contrarios a la monarquía, han emprendido una guerra fría con el reino. Gilles Perrault, Eric Laurent o Catherine Graciet son algunos de ellos. Y si ellos consideran que ya no es tiempo de monarquías, los hay quienes se oponen a Marruecos por lo contrario, por ser una monarquía islámica muy permisiva, en la que la democracia gana cada día más terreno. Mahmoud Ahmadinejad, Bachar El Asad o Ayman Zawahiri son algunos de los árabes que encabezan la lista de enemigos del país más democrático del norte de África.