La primera boda gay en Francia es noticia en el mundo entero

Ouissal el Hajoui :

Manifestación a favor de la lay que aprueba los matrimonios del mismo sexo en Francia.

Las cabeceras del mundo entero han amanecido hoy con la noticia de una boda, una boda entre dos hombres. No es la primera boda homosexual de la historia, pero sí de la historia de Francia. Un país que pese a su avance en muchos aspectos de la vida social y política, no ha asimilado del todo bien el enlace entre personas del mismo sexo, y mucho menos la adopción por parte de estas parejas.
El beso, el “Oui”, que sean los primeros, son algunos de los titulares de la prensa internacional. Vincent Autin y Bruno Boileau han dado el sí quiero en presencia de 500 invitados y 200 periodistas, en medio de una fuerte presencia policial, en la sala de reencuentros de la alcaldía de Montpelier, y como adorno sillas multicolores en homenaje a la bandera gay. Un enlace que ha podido hacerse posible gracias a François Hollande, presidente de Francia. Fue una de sus promesas electorales, y pese a la gran oposición de iglesia, políticos conservadores y gran parte de la sociedad, Hollande hizo del matrimonio una posibilidad abierta a todos.
En París no cesan las protestas, algunas de ellas muy violentas, desde que se aprobara la polémica ley. Hay muchos que lo ven antinatural, pero lo que peor llevan los más conservadores es la adopción de niños. “No es bueno para un niño crecer teniendo dos padres o dos madres, no es lo que tiene la mayor parte del mundo, por lo que directamente es anómalo”, comenta Patricia, educadora francesa en Rabat. “No es aceptable la violencia de los ultras, pero creo que la sociedad francesa, pese a toda la modernidad que haya alcanzado, no está preparada para ver a dos personas del mismo sexo casadas. Hay que llamar las cosas por su nombre, y nunca forzar lo que la naturaleza impone”, critica Patricia, madre de dos hijos, que no quiere que vean normal esta unión.