Las calles en Irán, ajenas a las presidenciales del 14 de junio

Ahmed Chabi :

Varias iraníes asisten a un mitin electoral este lunes en Zanján, a pesar de que los principales candidatos siguen sin medir sus fuerzas en público.

Quedan solo nueve días para las elecciones presidenciales iraníes, pero la campaña electoral sigue sin generar debate en la calle y se circunscribe a los medios de comunicación y las altas esferas del régimen.

La capital, Teherán, se vestía aun hoy con los carteles del fundador de la República Islámica, el ayatolá Ruhola Jomeini, con los que ayer celebraron el 24 aniversario de su fallecimiento, según recuerda la agencia Efe.

A sus imágenes, se suman en forma de posters algunos mensajes de propaganda institucional pidiendo el voto a los iraníes para las presidenciales, así como para las locales, que tendrán lugar también el 14 de junio.

En algunos puntos de Teherán, el Consistorio desplegó ya en mayo carteles para que los candidatos puedan pegar su publicidad; sin embargo, no ha sido hasta hace unos días que algunos políticos han comenzado a utilizarlos.

Es el caso del ultraconservador Mohamad Bagher Qalibaf.

”Es uno de los favoritos y cuenta con un fuerte apoyo de parte de los Voluntarios Islámicos (Basij) y del Cuerpo de Guardianes de la Revolución, que están haciendo campaña por él”, señaló a Efe un estudiante en los alrededores de la Universidad de Teherán.

Uno de sus competidores, pero de lejos, es Said Jalili, también ultraconservador, secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional y el principal negociador nuclear de Irán, informa la agencia.