Hollande, premiado por Unesco por su intervención militar en Malí

Clara García :

Los 114.000 euros del galardón serán destinados a asociaciones que cooperan en este país africano

“Mi único objetivo era poner fin a una agresión, la de aquellos que querían someter a un pueblo a través del terror”. Estas fueron algunas de las palabras que pronunció ayer François Hollande, presidente galo, tras recibir el premio Félix Houphouët-Boigny de Unesco por la búsqueda de la paz.
Un reconocimiento que le llegó por su decisión de implicar a Francia en la intervención militar en Malí el pasado enero para frenar el avance de los islamistas en este país hacia el sur.
Precisamente este miércoles, coincidiendo con la ceremonia, el Ejército maliense lanzaba una ofensiva contra Kidal, en el norte del país, donde resisten los rebeldes tuareg.
Según Hollande, fueron “los propios africanos” los que consiguieron “liberarse del terror”, en referencia a los salafistas, que han hecho desde hace décadas del norte de Malí una de sus madrigueras y que en los últimos meses habían conseguido controlar ese territorio cada vez con una mayor presencia e imponiendo sus leyes.
En palabras del presidente francés la intervención estuvo “justificada” e impidió “una operación que quería someter a todo el Sahel”. Hollande, además, puso ayer en la sede de París de la Unesco el acento en la necesidad de seguir el proceso ahora hacia la democracia en Malí, donde está previsto que el próximo mes se celebren elecciones en todo el país.
El presidente malí agradeció a Hollande el papel de Francia y le aseguró que luchará para que el país “vuelva al camino del que no debería haberse salido” y sea punta de lanza contra “el oscurantismo y la regresión”. Según consideró Traoré, Malí “no era más que la puerta por la que iba a entrar el peligro”.
En la entrega del galardón, el presidente galo estuvo acompañado por nueve jefes de estado africanos, a los que invitó a finales de año a participar en una conferencia en la capital francesa para poner en marcha una fuerza de intervención que sea capaz de actuar “allá donde sea necesario”, según informó Efe.
Hollande anunció, además, que los 150.000 dólares del premio (unos 114.000 euros) se destinarán al área maliense de la red Paz y Seguridad para las Mujeres de la Cedeao, así como a la asociación francesa Solidaridad Defensa, que atiende a soldados heridos.
Este premio lo han recibido otros mandatarios o ex mandatarios como Nelson Mandela (1991) o el brasileño Lula da Silva (2008).