Ramid viaja a Madrid para reforzar la cooperación judicial

Ouissal el Hajoui :

Moustafa Ramid, ministro de Justicia de Marruecos, visita a Alberto Ruiz Gallardón, su homólogo español, para tratar temas bilaterales que afectan a ambos países. Entre ellos, solucionar la situación de más de medio centenar de familias españolas que siguen a la espera de que les entreguen a sus hijos en adopción.

El ministro de justicia marroquí, Moustafa Ramid, va a visitar mañana martes a su homólogo español, Alberto Ruiz Gallardón. Reforzar las relaciones de cooperación bilateral en materia de justicia es el principal objetivo de esta visita que durará cuatro días. Ramid estará acompañado por diversos responsables del ministerio de Justicia, quienes se reunirán con técnicos y responsables del mismo departamento español. Son muchos los temas que se van a abordar por ambos ministros, pero el más esperado es la kafala -tutela de niños-.

El pasado mes de septiembre fue el propio Ramid quien solicitó a los jueces el cese temporal de las kafalas de niños marroquíes por parte de extranjeros. A día de hoy continúan paralizados estos procesos iniciados por algunos extranjeros desde hace más de año y medio. Sin embargo, las más de 60 familias españolas a la espera de poder tutelar a un niño marroquí no han escatimado esfuerzos para levantar este veto.

Han solicitado a Gallardón, que convenza a su homólogo marroquí para que no ponga más obstáculos en el sistema de kafalas. Han enviado una carta al rey de Marruecos, Mohamed VI, quien a través de uno de sus consejeros, Omar Azziman, instó al Gobierno marroquí a acelerar el proceso. Sin embargo el resultado fue una promesa, y un proyecto de ley que complicaría aún más los hechos. El Gobierno de Benkirán ha propuesto permitir la kafala solo a matrimonios en el que uno de los cónyuges sea marroquí.

Finalmente, algunas de estas familias, aprovechando que el rey Juan Carlos I de España visitará Marruecos este verano, le han hecho llegar una misiva pidiendo ayuda. Las familias evitan hablar con los medios sobre este tema. Pero en el orfanato Lalla Meriem de Rabat cuentan a Correo Diplomático que “tanto las familias extranjeras, como los propios niños que se les asignó en un principio, están angustiados”.
Moustafa Ramid, perteneciente al Partido Justicia y Democracia (PJD) de tendencia islamista, decidió paralizar este proceso ante el temor de que los niños marroquíes pierdan su religión una vez vayan a España. “No veo correcto que se le niegue la felicidad a un niño por una inquietud religiosa. Hay otras muchas formas de asegurarse el gobierno de que estos niños no pierdan sus orígenes”, critica una empleada del orfanato. “Gracias a estos españoles, y demás extranjeros, estos niños han sabido, por primera vez, lo que es que alguien les quiera, les cuide, les traiga un regalo, les de un abrazo”, añade, a la vez que se muestra esperanzada, de que tras esta visita, estos menores puedan ir con sus nuevas familias.