HRW denuncia torturas a acusados en Marruecos

Dunia Benjadra :

Cinco hombres condenados a penas de prisión por los tribunales marroquíes, tras juicios injustos basados en confesiones dudosas, según un informe de Human Rights Watch dio a conocer esta semana.

Los tribunales de Marruecos están condenando a los acusados sobre la base de confesiones que, aparentemente, fueron extraídas mediante tortura o falsificadas por la policía, señaló Human Rights Watch (HRW) en un informe publicado este viernes.
Según un comunicado de la organización, el programa de reforma judicial del país debería garantizar más firmemente que los tribunales no acepten como prueba ningún testimonio que se ofrezca a la policía “en condiciones de tortura o maltrato”.
En su informe investigaron cinco juicios celebrados entre 2009 y 2013 con un total de 77 acusados; entre ellos manifestantes que reclamaban reformas, activistas del Sáhara Occidental y personas acusadas de conspirar para cometer actos de terrorismo.
Human Rights Watch determinó que los magistrados no investigaron “seriamente” las alegaciones de los acusados de que sus confesiones habían sido obtenidas por medios ilegales.
Algo que “fomenta” el uso de la tortura en las prácticas policiales, el maltrato y la falsificación para obtener declaraciones, dijo Human Rights Watch.
“Una vez que los policías marroquíes han conseguido una declaración, los acusados no entran en un proceso equitativo para determinar la verdad”, señaló Sarah Leah Whitson, directora para Oriente Medio y Norte de África de Human Rights Watch. “Entran en una carrera vertiginosa hacia un veredicto de culpabilidad”.
La legislación marroquí penaliza la tortura y prohíbe a los tribunales usar testimonios que hayan sido obtenidos mediante “violencia o coacción”, según recuerda en su nota HRW.
Los tribunales condenaron a 76 de los 77 acusados, 38 de los cuales continúan todavía en la cárcel.

Human Rights Watch observó los procesos, examinó documentos judiciales, entrevistó a acusados y abogados defensores e incluyó en el reporte información extensa facilitada por las autoridades marroquíes, informan.
Varios acusados relataron a Human Rights Watch que fueron golpeados y describieron “las patadas, las bofetadas y las amenazas de la policía durante sus interrogatorios”, así mismo narraron “cómo los obligaron a firmar declaraciones sin que se les permitiera leer su contenido” y que rechazaron posteriormente en el juicio. Otros que sí leyeron y firmaron sus declaraciones aseguraron que las autoridades las manipularon posteriormente para implicarlos en la comisión de delitos.
En agosto de 2009, el monarca alauí Mohammed VI anunció una “importante” iniciativa para reformar el poder judicial. Y, como recuerda HRW, la Constitución de 2011 contiene “una serie de artículos formulados con la intención de fortalecer la independencia de la judicatura” y los derechos de los acusados, y “prohibir la tortura y la detención arbitraria”.
Desde 2012, una alta instancia de diálogo nacional sobre la reforma de la justicia fue comisionada por el rey para redactar una carta sobre la reforma judicial, “cuya publicación está prevista en las próximas semanas”.
“No siempre es fácil determinar la verdad cuando un acusado alega que la policía lo obligó a firmar una confesión falsa”, señaló este viernes Whitson. “Pero solo cuando los jueces demuestren la voluntad, la habilidad y la valentía para hacerlo -y rechazar confesiones dudosas- se podrá decir que hay una verdadera reforma judicial en marcha”.