Marruecos autoriza kafalas a diez familias españolas

Ouissal el Hajoui :

Otras diez familias esperan recibir hoy una resolución positiva al proceso de kafala, tal y como Ramid ha prometido a Gallardón.

Hace dos años Alejandro, su mujer y su hija de ocho años, decidieron venir a Marruecos a kafalar (tutelar) a un niño. Presentaron su expediente ante los jueces competentes, y después de recibir el certificado de idoneidad por cumplir con todos los requisitos que Marruecos exige a los extranjeros para tutelar a un niño, tuvieron que esperar casi dos años para poder llevarse a su hijo a casa.
Desde el pasado jueves la familia, por fin está reunida, pero la espera no ha sido fácil. Alejandro, junto a su esposa y su hija, tuvieron que dejar todo lo que tenían en España y empezar su vida de nuevo en Marruecos. “Elegimos Marruecos porque es lo más natural, tanto para nosotros como para el niño, que en esos momentos aún no conocíamos. Marruecos y España tienen muchos aspectos en común, y eso es importante para que el niño crezca en armonía”, cuenta Alejandro a Correo Diplomático.
Según Alejandro, si hubiesen sabido que iban a pasar por esta larga espera no hubiesen venido a Marruecos. “Pero una vez que nos asignaron a nuestro hijo, desde ese momento pasó a formar parte de nuestra familia y lo primero y más importante es él”. Ahora que tienen al pequeño en casa, la familia rebosa felicidad, aunque la incertidumbre continúa en el seno de la misma. “El jueves nos llamó un juez y nos dijo que nos podíamos llevar a nuestro hijo a casa. Pero aún no sabemos si podemos irnos todos a España. De momento aquí nos quedamos”.
Como Alejandro hay otras diez familias, entre ellas dos monoparentales, que han cambiado el orfanato, en el que se quedaban con sus hijos todos los días de 9h a 18h, por sus hogares en Marruecos. Y ello gracias a que Moustafa Ramid, ministro de Justicia marroquí, ha cumplido la promesa que le hizo hace unas semanas a su homólogo español, Alberto Ruiz Gallardón. “La culpa no es del Gobierno marroquí. La culpa ha sido de la Administración española quien no se dio prisa en presentar al sistema judicial marroquí esa serie de garantías que pedía para proceder con las kafalas”, cuenta por teléfono Alami Susi, presidente de la Asociación de Amigos del Pueblo Marroquí, ITRAN.
“Ramid ha paralizado los procesos de kafalas por que son muchos los niños entregados en kafala a extranjeros de los que los jueces marroquíes no saben nada”, comenta furioso Susi, quien, además, critica, que muchas familias hayan cambiado el nombre, nacionalizado e incluso bautizado a esos niños. “Marruecos impone unas normas que se han de seguir y respetar. Los jueces deben saber en todo momento a través de los consulados en el extranjero lo que es de ese niño y no perderle nunca la pista.
Alejandro comparte y respeta la opinión de Susi . “Cualquier cosa que afecta al niño una vez lo tengamos nosotros, debe saberlo el juez competente. Son ellos quienes, en un momento dado, pueden autorizarle la nacionalidad española”, explica el padre de familia, quien deja claro que el problema no es cuestión de ideologías, “hasta los marroquíes más pro-occidentales no termina de ver que un niño marroquí pertenezca a una familia española sin más. Y creo que si fuese al revés, pasaría exactamente lo mismo”. Y mientras estas familias ya han logrado lo más importante, tener a su hijo en casa, Susi confirma que, probablemente hoy, otras diez familias podrán llevarse a sus hijos de los orfanatos.