España consigue sus reivindicaciones en la reforma de la Política Agrícola Común

Clara García :

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, valora positivamente los resultados del acuerdo.

España ha conseguido “la práctica totalidad de sus reivindicaciones en la reforma de la Política Agrícola Común” (PAC). Así de triunfante se ha mostrado el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, esta pasada madrugada tras tres días reunido con el Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea (UE) y cuyos resultados han sido anunciados por el Gobierno.
“Esta reforma ha conseguido corregir los defectos de la propuesta de la Comisión Europea para adaptarlos a la agricultura española”, ha manifestado Arias Cañete en una rueda de prensa celebrada en Luxemburgo esta madrugada y difundida por la Moncloa.
El Gobierno español consideraba la propuesta inicial muy lesiva para sus intereses, especialmente en lo relacionado al sistema de ayuda y los pagos directos. Según el ministro, el nuevo pacto “mejora sensiblemente el acuerdo del Consejo de Ministros de Agricultura del pasado mes de marzo y nos permite mantener la actividad económica de nuestro sector agrario, generando crecimiento y empleo”.
Tras las negociaciones, España consigue conservar hasta 2020 un presupuesto para el sector agrario similar al del periodo actual; esto son unos 47.000 millones de fondos comunitarios entre ayudas directas, para el desarrollo rural y medidas de mercado. Lo que supone casi el 30 por ciento de la renta agraria. De esta forma, este sector se mantiene como el mayor beneficiado de las ayudas europeas de la economía española.
Por último, el estado español ha evitado que se le aplique una tasa plana en las ayudas, es decir una subvención igual por hectárea para todos los productores. “Ello hubiera conducido a que sectores que necesitaban ayudas las perdieran y otros que no precisaban más ayudas para ser rentables vieran incrementados sus apoyos comunitarios”, ha explicado Arias Cañete.