Marruecos, clave en la lucha contra el tráfico de personas

Ouissal el Hajoui :

Los más afectados son los inmigrantes, llegados de toda África, además de mujeres y niños.

País emergente y con un posicionamiento estratégico, Marruecos se antoja importante para los traficantes de personas. Sobre todo inmigrantes, llegados de toda África, además de mujeres y niños, a menudo, son tratados como meras mercancías. Incrementar el protocolo de protección a estos, además de castigar severamente a los traficantes de personas son las recomendaciones que Joy Ngozi Ezelio, encargada del Tráfico de Personas en Naciones Unidas (ONU), ha hecho a Marruecos durante su visita al Reino el pasado 17 de junio.
Según Ezelio, la clave para una lucha eficaz contra el tráfico de personas es mediante ley. “Las víctimas de las bandas especializadas en este tipo de tráfico, son personas sin identificación, sobre todo inmigrantes”, explica la experta en la materia, cuya visita a Marruecos finalizó el pasado 21 de junio. Asimismo recomienda al país vigilar especialmente a los inmigrantes, a las empleadas del hogar y a los niños que podrían ser explotados, así como la prostitución de mujeres por su vulnerabilidad o pobreza.
“Es necesario establecer un plan de acción nacional contra el tráfico de personas. Un plan elaborado por el gobierno pero gestionado por una agencia nacional al servicio gubernamental”, recomendó Ezelio. Asimismo, reconoció el avance que Marruecos está haciendo en la lucha por garantizar los derechos humanos, y saludó el trabajo en común del Reino con varios países africanos para un mayor control en las fronteras. Después de entrevistarse con expertos, jueces y víctimas en Marruecos -Tánger, Rabat, Casablanca y Dakhla-, Ezelio presentará un informe con observaciones y recomendaciones el próximo junio de 2014.

Red de prostitución marroquí en la India
La policía del Aeropuerto Mohamed V de Casablanca ha recibió esta semana a una joven de 23 años expulsada de la India por no disponer de los documentos necesarios para residir en el país. La joven, inmigrante clandestina, fue enviada por el consulado marroquí en Nueva Delhi hasta Marruecos. Después de ser interrogada por la policía del aeropuerto, la joven acabó por reconocer que fue llevada a la India para ejercer la prostitución. Según las declaraciones de la víctima, un hombre originario de la India y una marroquí de Fez, ahora buscados por la Interpol, son los cabecillas de una banda que trafica con mujeres marroquíes para prostituirlas en la India.