Un jardín almohade y el enigma del agua en pleno centro de Rabat

Dunia Benjadra :

Enclavado en el Jardín Botánico de la capital marroquí, abrirá sus puertas tras el verano

La Fundación de Cultura Islámica de Madrid, Funci, ha creado un jardín andalusí en Rabat, de inspiración almohade, con colecciones botánicas de la época y un pabellón de estilo neo morisco restaurado para actividades culturales y pedagógicas en el Jardin d´Essais Botaniques de Rabat, explican en una nota de prensa. El pabellón alberga, además, la exposición “Al Andalus, una cultura del agua”.
El Jardín Botánico de Rabat cuenta con 17 hectáreas destinadas a las aclimataciones botánicas desde que fuera creado en 1924 por Jean Nicolas Forsetier.
El jardín que ha levantado la Funci ya fue inaugurado por el monarca Mohamed VI pero no abrirá al público hasta después del verano y quiere ser un ejemplo paradigmático de la enorme aportación de la cultura islámica a la cultura universal, “no siempre debidamente reconocida”, según la nota de la organización.
Es de nueva planta e inspiración almohade y recupera las especies vegetales empleadas en la España musulmana, así como el sistema de regadío y la filosofía de los jardines de la época.
Lo acompañan una serie de paneles didácticos en cuatro idiomas, que lo presentan desde diversas perspectivas: la irrigación, la espiritualidad, la poesía y la ciencia.
En cuanto a la exposición, se basa en el libro de Cherif Abderrahman Jah, presidente de la Funci, “El enigma del agua en Al Andalus” y aborda la simbología de este elemento en las principales civilizaciones y su significado en el Islam.
“El agua en el Islam representa un don divino, símbolo de pureza y sabiduría, que pertenece a todos por igual; por ello, debe ser administrada con el máximo respeto y equidad, como de forma ejemplar nos transmitieron nuestros ancestros andalusíes”, según Jah.
En la exposición se habla de las instituciones encargadas del abastecimiento y distribución del elemento, así como de las particularidades de la infraestructura hidráulica de la época o de la importancia del agua en la arquitectura de los jardines, explican desde la Funci.
El jardín se engloba en el programa internacional “Med-O-Med, paisajes culturales del Mediterráneo y Oriente Medio”. Y que tiene como finalidad conservar el patrimonio natural y cultural de los países de mayoría musulmana de la región.
Ahora están, además, restaurando el Agdal de Marraquech, uno de los jardines islámicos mayores y más antiguos del mundo, con 500 hectáreas dedicadas a la agricultura tradicional.
La Fundación de Cultura Islámica es una organización española con espíritu científico cultural y con el objetivo de impulsar el diálogo euro islámico. Uno de sus compromisos es la lucha contra el racismo y la xenofobia.