Brasil acaba con la hegemonía de España en Maracaná

Ouissal el Hajoui :

El centrocampista español Andrés Iniesta y el defensa Dani Alves se disputan el balón durante la final de la Copa Confederaciones entre Brasil y España disputada en el estadio Maracaná de Río de Janeiro (Brasil).

Marea amarilla en el santuario del fútbol, en Maracaná. Un Brasil más fuerte que nunca, y una España que, por los pelos ganó en semifinales, de penaltis a Italia. España derrumbada en el minuto dos, golazo que sorprende a un renovado Casillas y a una débil defensa. Durante los primeros 45 minutos, España, la gran campeona del fútbol mundial en los últimos tiempos, tuvo la esperanza de empatar, pero un increíble David Luiz le arrebató a Pedro una de las pocas oportunidades de gol que tuvo la selección española.
Acaba el primer tiempo con 2-0, un resultado que podría afrontar la España a la que nos hemos acostumbrado, pero la segunda parte aún es peor. Otro gol de un potente Fred. Un penalti que dejó escapar Sergio Ramos, y roja para un Piqué muy agresivo con quien va a ser su nuevo compañero en el Barça, Neymar. Brasil no sólo ha hecho perder a España, sino que probablemente, haya dejado por los suelos la buena fama que, en los últimos años, ha ido adquiriendo el equipo de Del Bosque.
“Notamos que España ya no era la misma en la Champions League, cuando Barça y Madrid fueron derrotados por los alemanes”, comenta Ismael vestido con una camiseta de Iniesta. En Marruecos, cada partido de España es una importante cita que casi nadie se puede perder. “Es muy difícil elegir entre España y Brasil. España supone la revolución en el mundo del fútbol, y Brasil es el rey del fútbol”, explica a Correo Diplomático Fouad en un café de la capital marroquí. “Yo estoy con Iniesta, Xavi, Pedro y Piqué, soy un fanático del Barça y animo a mis jugadores donde estén”, añade Larbi, quien es consciente de que este no es un partido fácil para España.
A diferencia de lo que se apreciaba en las gradas de Maracaná, en los cafés marroquíes primaba el rojo de España sobre el amarillo de Brasil. Comienza el partido a las 23 horas, euforia se respiraba entre los marroquíes, una euforia frenada rápidamente, en el minuto dos con un gol de Fred. “España está completamente desconcertada, no domina el juego, lo único que hace es lanzar el balón lo más lejos posible para evitar que el peligro llegue a su portería”, critica Redouane. “Brasil es muy superior a España, incluso físicamente se nota la diferencia”, recalca Larbi.
El juego que ha ofrecido Brasil ha sido de tal calidad que a lo largo de la segunda parte, todo el mundo, afición española incluida, aplaudía las jugadas maestras de Hulk, Neymar, David y Fred, así como la habilidad de Julio César en la portería. El árbitro holandés pitó el final del partido, España con los ánimos por los suelos, y Brasil, como no podía ser menos, saltaba de alegría apoyada por todo un público más orgulloso que nunca de su selección. Antes de recoger la Copa Confederaciones, se premió a Neymar como el mejor jugador del campeonato. También se homenajearon a los mejores del equipo español, que consiguieron quedar segundos en la competición, Iniesta fue galardonado como segundo mejor jugador de la competición y Torres fue premiado como pichichi de la Copa Confederaciones con cinco goles en total. “Iniesta es un jugador increíble, es más, creo que en este partido era él prácticamente el único que lo dio todo contra Brasil”, añade Ismael.