Croacia ya es de la UE

Clara García :

El estado balcánico ingresa hoy en la Unión Europea sumido en una larga recesión

Croacia es desde ayer el 28º socio de la Unión Europea (UE). La entrada del país balcánico se inauguró la pasada noche con celebraciones multitudinarias por todo el país, según informa Efe. El acto oficial de bienvenida, al que acudieron cerca de doscientos representantes extranjeros, se desarrolló en Zagreb, la capital. En la ceremonia de bienvenida, precedida por fuegos artificiales, repiques de campanas y conciertos, se pudieron escuchar los discursos de los principales líderes de la UE, así como del primer ministro croata, Zoran Milanovic, y su presidente, Ivo Josipovic.
“Este es el día en que nuestros sueños se han hecho realidad”, afirmó Josipovic desde la céntrica plaza de Ban Jelacic, flanqueado por Herman van Rompuy, José Manuel Durao Barroso y Martin Schulz, los presidentes del Consejo, la Comisión y el Parlamento Europeo, respectivamente. Los mandatarios europeos dieron la bienvenida uno tras otro al nuevo miembro de pleno derecho. “Bienvenidos a casa”, fue el saludo del presidente del Parlamento a la plaza de Ban Jelacic, concurrida por mayoría de gente joven multitud; mientras que Durao Barroso les felicitaba por la elección: “Habéis devuelto a Croacia al corazón de Europa (…) hoy es el fin de un proceso y el primer capítulo de una nueva historia de éxito”.
Sin embargo, hubo también espacio en la celebración para acordarse de la crisis en la que está sumida tanto Croacia como Europa. “La UE basa su fuerza en la solidaridad y la unidad tanto en los buenos como en los malos tiempos”, dijo el presidente del Consejo Europeo. De hecho la ceremonia de membresía fue más austera y menos exaltada que otras anteriores, como la última de Bulgaria, en 2007.
El acceso de Croacia, tras más de diez años de negociación, supone la séptima ampliación desde el nacimiento del proyecto federal europeo y se convierte en el segundo país de la antigua Yugoslavia que se adhiere a la UE, después de Eslovenia. El primer ministro no pasó por alto a la antaña república y animó al resto de viejos miembros a que “cumplan con los criterios europeos tan pronto como sea posible”.