Marruecos decepcionado con las condiciones de Argelia

Ouissal el Hajoui :

Argelia impone tres condiciones a la reapertura de la frontera terrestre con Marruecos, cerrada por argel desde 1994, que han hecho enfadar al Gobierno marroquí.

La semana pasada Argelia pretendía retomar las relaciones bilaterales con Marruecos a través de la apertura de las fronteras entre los países vecinos. Pero, Argelia, aprovechó la ocasión para poner tres condiciones al Reino, condiciones que no han gustado nada en Marruecos. “Las reglas de buena vecindad, la exigencia de cooperación y el derecho de los ciudadanos a la circulación son valores internacionales que no podrían ser condicionados, y además con artificios políticos injustificados”, lamenta, en un comunicado, el ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.
Según Marruecos, todas las condiciones que impone Argelia deberían ser temas en los que trabajar codo a codo. “El llamado “desarrollo de tráfico” debería justificar una cooperación fructuosa entre las autoridades de los dos países, y no transformarlo en condición previa”, añade el comunicado. Pero aún es peor poner el tema del Sáhara como condición. ”Aceptar separar las relaciones bilaterales de la evolución del expediente del Sáhara marroquí jamás significó una obligación para Marruecos de alinearse con la postura argelina, ni ocultar elementos objetivos de este diferendo regional”, recalca Exteriores.
La responsabilidad histórica y actual de Argelia, su implicación diplomática, su movilización política e institucional y su responsabilidad humanitaria están bien establecidas respecto al asunto del Sáhara, añade el comunicado. “La comunidad internacional es el testigo permanente, los diferentes informes del Secretario General de la ONU lo confirman claramente y la última resolución del Consejo de Seguridad lo precisa más”. Por todas estas razones, Marruecos lamenta que Argelia pretenda, a través de estas condiciones mantener el actual statu quo.
Según el ministro de Asuntos Exteriores, Youssef Amrani, estas tres condiciones constituyen un enfoque peligroso e inaceptable “que nos lleva a una lógica obsoleta y una lectura muy desfasada, antes de recordar la cultura y los reflejos de la Guerra Fría”. Asimismo ha declarado en la segunda cadena de televisión marroquí, 2M, que “la buena vecindad y la cooperación son valores universales e internacionales que no pueden ser condicionados por estados de ánimo o saltos de humor”.