Europa, comprometida contra los gases de efecto invernadero en el transporte marítimo

Clara García :

La Comisión prevé disminuir los costes de los armadores en unos 1.200 millones hasta 2030

La Comisión Europea (CE) trabaja en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) procedentes del sector del transporte marítimo. Y lo hace a través de una normativa que “obliga a los propietarios de grandes buques” que emplean los puertos de la Unión Europea (UE) a notificar las emisiones anuales de dióxido de carbono de sus buques, según informa en un comunicado la comisión.
“Hoy marcamos una clara trayectoria hacia la reducción de estas emisiones marítimas; el seguimiento de la UE reportará beneficios medioambientales y económicos al sector, aumentará la transparencia de la información sobre las emisiones y alentará a los armadores a reducirlas”, dijo este lunes Connie Hedegaard, comisaria europea de Acción por el Clima.
Por su parte, Siim Kallas, vicepresidente de la Comisión y responsable de la cartera de Movilidad y Transporte, reconoció que el transporte marítimo “debe contribuir al esfuerzo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, preferentemente a través de medidas de alcance mundial, que son las más eficaces”.
Cuando comiencen a aplicarse las nuevas normas, está previsto que se haga a partir de enero de 2018, los armadores deberán supervisar y notificar la cantidad verificada de CO2 que haya sido emitida por sus buques de gran tamaño, según el comunicado. Y los buques “deberán llevar a bordo un documento de conformidad, que será objeto de inspección por parte de las autoridades de los Estados miembros”.
Se prevé reducir las emisiones de CO2 hasta un dos por ciento y también disminuirán los costes netos de los armadores en unos 1.200 millones de euros anuales hasta 2030. El Parlamento Europeo y el Consejo tienen que examinar ahora la propuesta.
Las emisiones del sector del transporte marítimo internacional “representan en la actualidad el tres por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI) y el cuatro por ciento de las emisiones de GEI de la UE”.