La Unión Europea y los Estados Unidos se sientan a negociar bajo la sombra del espionaj

Clara García :

José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea, ha manifestado que Europa cree en una alianza transatlántica

La Unión Europea (UE) y Los Estados Unidos (EE UU) han empezado hoy la primera ronda de negociaciones para alcanzar un Acuerdo Transatlántico de Inversiones y Comercio (TTIP, por sus siglas en inglés), más conocido como acuerdo de libre comercio. La reunión se ha retrasado debido al escándalo sobre el espionaje por parte de Washington a sus aliados, entre ellos los europeos, según informa la agencia Efe.
La UE, a través de sus diferentes representantes, ha pedido aclaraciones a su socio transatlántico. El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Barroso, ha señalado que las conversaciones sobre el acuerdo de libre comercio se llevarán en paralelo junto con otras que causan “seria preocupación”, como la protección y privacidad de los datos de los europeos.
Esta concesión parece haber satisfecho a los socios más recelosos al acuerdo comercial, como Francia, quienes también han puesto más trabas al inicio de las negociaciones tras destaparse el caso del espionaje. En este sentido, el presidente francés, François Hollande, afirmó la pasada semana que “Europa no puede abrir una ronda de negociaciones sin que al mismo tiempo se produzcan discusiones y conversaciones con EE UU sobre las actividades de inteligencia”.
Finalmente, los dos grupos de negociadores, dirigidos por Ignacio García-Bercero por parte europea y Dan Mullaney por el lado estadounidense, se han sentado hoy a precisar los puntos básicos del acuerdo entre las dos potencias económicas.

 Está previsto que las conversaciones, que se desarrollan en la Casa Blanca, se prolonguen al menos cinco días y en ella intervengan hasta veinte grupos de trabajo. Los principales temas sobre los que tratarán serán la entrada al sector agrícola, los servicios financieros, las telecomunicaciones y el comercio electrónico, el transporte y las normas de competencia.
Los expertos consideran que las negociaciones podrían alargarse hasta dos años debido la dificultad de llegar a un acuerdo en algunas áreas.
Uno de los aspectos más importantes será la regulación y protección de inversiones, puesto que los impuestos fronterizos están ya muy rebajados. A este respecto se ha pronunciado John Clancy, portavoz comercial de la CE, asegurando que la UE tiene previsto incluir cláusulas sobre disputas de inversiones.
Según datos de la Cámara de Comercio de EE UU, la supresión de las tarifas aduaneras a la importación ampliaría el comercio a ambos lados del Atlántico en más de 120.000 millones de dólares en los próximos cinco años.