Banca, demanda y reformas clave para la recuperación europea

Clara García :

Christine Lagarde, directora general del Fondo Monetario Internacional, considera que hay que adoptar medidas de política adicionales para restablecer plenamente la confianza, reactivar el crecimiento y crear empleo

Completar la Unión Bancaria, impulsar la demanda a corto plazo e implementar reformas fiscales, son los puntos en los que se deben concentrar, según el Fondo Monetario Internacional (FMI) los países europeos para sacar al euro, definitivamente, de la crisis.
En un informe, el FMI, ha aplaudido las medidas adoptadas por Europa en el último medio año, como la implementación del marco de las Operaciones Monetarias de Compraventa del Banco Central Europeo (BCE), la creación del cortafuegos denominado Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y los acuerdos sobre los países que aplican un programa. Gracias a estas medidas, Europa ha conseguido salir adelante.
Sin embargo, según Christine Lagarde, directora general del FMI, “a pesar de estos avances, la recuperación económica sigue siendo incierta, el desempleo continúa aumentando y el nivel de incertidumbre es elevado. Es preciso adoptar medidas de política adicionales para restablecer plenamente la confianza, reactivar el crecimiento y crear empleo”.
Mantener estable la capacidad de los bancos para seguir otorgando créditos es primordial para el FMI. Y para ello, es primordial presentar una evaluación creíble de los activos bancarios, además de establecer un plan de requerimientos de capital. Asimismo, es importante acelerar la unión bancaria mediante una legislación única sobre el mecanismo de supervisión único.
La decisión del BCE de mantener una orientación acomodaticia de la política monetaria es muy bien vista por el FMI, sin embargo, considera que la política monetaria por si sola no puede ser suficiente. Por lo que recomienda que el ajuste fiscal en los países de la eurozona sea gradual a la política monetaria. Un crecimiento íntegro no puede darse sin reformas estructurales. En su informe, el FMI aconseja a Europa implementar la directiva de servicios para reforzar la competencia y la productividad. Una medida que en el ámbito nacional daría lugar a la mejora de la competencia y a la generación de empleo.