Los organismos públicos a examen en septiembre

Dunia Benjadra :

El Gobierno español recortará gastos en 57 organismos de la Administración Pública, un ahorro de más de 37 millones de euros hasta 2015.

Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta y portavoz del Gobierno español, ha anunciado, en un curso de verano de la Universidad Complutense de Madrid, que el Gobierno procederá a fusionar, eliminar o simplificar 57 organismos de la Administración Pública. Una medida con la que el Gobierno prevé consolidar el sistema fiscal y ahorrar hasta 2015, 37.700 millones de euros.
“Tenemos que conseguir que las administraciones públicas lejos de ser una dificultad para crear empresas o para que puedan funcionar sean un impulso para que funcionen de una manera mucho más eficiente”, ha dicho Sáenz de Santamaría durante el curso ‘Los retos de la sociedad española más allá de la crisis’. Hacer más con menos, es el objetivo de la reformulación de la Administración Pública.
La reforma, según una nota de prensa de La Moncloa, “apuesta por la movilidad de los funcionarios desde sectores excedentarios a sectores deficitarios, que podrán identificarse mediante un nuevo sistema de evaluación de la eficacia y de las cargas de trabajo para determinar los tiempos en la tramitación de los expedientes”. “Cobrará importancia la gestión de recursos humanos, el mérito y la responsabilidad”, ha agregado la viceministra.
Esta reforma, además, incluye la modernización del sistema, “se pretende que a las empresas les sea más fácil contratar y cobrar el precio de lo contratado. Se pondrán en marcha medidas para erradicar la morosidad, un portal de edictos único y las facturas serán electrónicas. Se centralizará la gestión de las Tecnologías de la Información y Comunicación de la Administración General del Estado y se pondrán a la venta inmuebles de titularidad pública”, ha explicado.
La única respuesta posible a la crisis es mediante reformas, y tal y como indicia Sáenz de Santamaría, “gracias a las reformas la España de hace 18 meses es muy distinta a la de ahora. Ya no se habla de rescate de la economía española, sino de recuperación”. A la vez que ha explicado, en lo referente a las reformas de septiembre que “se trata de canalizar esa vocación de servicio público hacia un modelo organizativo que conserve las fortalezas de nuestra Administración pero que supere sus debilidades. Porque la Administración tiene que convertirse en un reflejo de la sociedad en cada momento”.