El ciberespacio, nuevo campo de trabajo de la seguridad internacional

Ouissal el Hajoui :

Uno de los delitos más temidos en internet es el ciberyihadismo, lugar donde además se difunde la propaganda de reclutamiento y adiestramiento.

Ciberterrorismo, delincuencia organizada, espionaje industrial, “hacktivismo” y riesgo para los menores, estos son los nuevos crímenes a los que deben hacer frente los cuerpos que conforman la seguridad nacional. Se trata de crímenes invisibles, pero muy eficaces y difíciles de controlar.
“Ante los riesgos y amenazas de este tipo de delincuencia, la ciberseguridad es uno de los principales ejes estratégicos de acción del Gobierno español”, aseguró Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior, durante la conferencia ‘Los retos de la ciberseguridad’ en la Universidad Nacional de Educación a Distancia en Huesca. Fernández Díaz ha advertido de que esta es una de las luchas más complicadas que hay en la actualidad. “Se trata del delito más lucrativo en el ámbito mundial. La Administración de Estados Unidos ha cifrado en un billón de dólares las pérdidas originadas en 2012 por el cibercrimen”
Robos a entidades bancarias, chantajes, pedofilia son algunos de los crímenes más sonados, pero el más temido por todos, sin duda alguna, es el ciberyihadismo. “La red es el nuevo campo donde los grupos terroristas intentan llevar a cabo sus ataques contra los Estados, sus administraciones, empresas, o ciudadanos”, ha lamentado el titular de Interior. Asimismo, ha alertado de que el ciberespacio se ha convertido en el lugar ideal para difundir la propaganda de reclutamiento, e incluso adiestramiento. “Es el caso de los llamados lobos solitarios como los de Boston, Londres o París”, ha añadido Fernández Díaz.

Un crimen que necesita de una jurisdicción transnacional
Mientras que España está reforzando la lucha nacional contra los crímenes cibernéticos, países como Marruecos, muy perjudicados por este tipo de delitos, necesitan de la ayuda externa para poder controlar la expansión de estas organizaciones criminales, sobre todo, las terroristas. Marruecos, pese a disponer de un marco legal bastante desarrollado en este terreno, a principios de este año, ha decidido firmar la Convención Internacional de la Cibercriminalidad.
A finales del año pasado, se puso en marcha un laboratorio, en Marrakech, especializado en la lucha contra este tipo de crimen. En este caso, el cuerpo de seguridad nacional especializado en este tipo de crímenes se basa en el análisis de rastros numéricos. Por su parte, España trabaja en la elaboración de la Estrategia Nacional de Ciberseguridad, que según ha informado el ministro de Interior, se presentará en 2014.