La Comisión Europea propone la creación de una fiscalía europea

Clara Garia :

La institución se encargaría de investigar los delitos financieros contra la Unión Europea

La Unión Europea (UE) quiere acabar con las lagunas jurídicas por las cuales pierde cada año en operaciones fraudulentas unos 500 millones de euros. Para ello, la Comisión Europea, el órgano ejecutivo de la UE, ha lanzado una iniciativa, publicada ayer en su página de internet, para instituir una fiscalía europea que sea nexo entre los Estados miembros y los organismos de la UE, que no pueden realizar investigaciones penales más allá de sus fronteras.
La nueva fiscalía se compondría de un fiscal europeo que coordinaría a sus fiscales delegados, los cuales llevarían a cabo las investigaciones y actuaciones judiciales en los Estado miembro, recurriendo al personal nacional y aplicando el Derecho del país. Los tribunales nacionales mantendrían por tanto el control jurisdiccional. La fiscalía europea integrará asimismo a la actual Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF), cuyas competencias se limitarán a delitos o faltas no financieros del personal de la UE.
En cuanto a los acusados de fraude contra la UE, dispondrían de derechos procesales comunes, como la posibilidad de poseer un traductor para acceder a la documentación del asunto, además de asistencia jurídica gratuita y el examen de los testigos.
Ahora falta que la propuesta sea aprobada por el Parlamento Europeo y los Estados miembros, con la exención, por aplicación de los Tratados de la UE, de Dinamarca, Reino Unido e Irlanda, a no ser que sus gobiernos opten por unirse por voluntad expresa.