Los marroquíes no perdonan el indulto al pederasta español

Ouissal el Hajoui :

Entre los 48 españoles indultados por Mohamed VI, con motivo de la fiesta del Trono y como respuesta a la visita del Rey Juan Carlos I de España, hay un condenado por abuso a menores.

Es español, está encarcelado en Marruecos desde noviembre de 2011, ha abusado de 11 menores de entre 5 y 15 años y ha sido indultado por gracia real. Daniel Galván, fue condenado por el Tribunal de Kenitra a 30 años de cárcel por haber violado y filmado en escenas obscenas a estos menores. Poco más de año y medio ha pasado en la cárcel marroquí el pedófilo español. Un error garrafal ha hecho que su nombre esté entre los 48 indultados españoles que ha solicitado la Casa Real española a la marroquí. Daniel ya está en la calle, en España, libre, y sin haberse hecho justicia a las familias de los 11 menores.
¿Cómo es posible que Antonio García Vidriel esté aún preso y que Daniel Galván esté en la calle? Esta es la pregunta que se plantean todos los marroquíes en las múltiples páginas de facebook creadas ayer en protesta al indulto. Todo Marruecos está decepcionado y alterado con este tema. Exigen explicaciones, imploran una rectificación. Este indulto, para los marroquíes, no está justificado de ninguna manera. “Este perdón viola el derecho de las víctimas. ¿Es constitucional violar la carta de los Derechos del Niño?” se pregunta Hamid Krayri, abogado de los 11 menores.
Hamid encabezará la sentada que tendrá lugar esta noche ante el Parlamento de Rabat. “Todas las asociaciones pro derechos humanos se concentrarán para exigir la rectificación de este error”, explica Krayri.
Sin embargo, Mustafa Ramid, ministro de Justicia, ha confirmado a Reuters la libertad de Daniel, así como la prohibición a que vuelva a pisar suelo marroquí. “No es suficiente, esto no puede quedarse así, vamos a manifestarnos contra la inconstitucionalidad de este perdón”, añade el abogado de los menores.
Algunos medios marroquíes señalan a la Embajada de España en Marruecos, otros al ministro de Asuntos Exteriores, y otros, sin embargo, consideran que ha sido un error del ministerio de Justicia Marroquí, que es quien elabora la lista definitiva de indultados. Según, Miguel de la Asociación de Presos Españoles en Marruecos, no se tenía constancia de que se solicitara el indulto de Daniel, “no se puede pedir la libertad de un pederasta”. Desde la asociación sólo solicitaron que se mejoraran las condiciones de los presos en las cárceles marroquíes, “y que se aceleren los expedientes abiertos para el traslado a España”, recalca Miguel.
¿Quién ha decidido la libertad de un pederasta? ¿Lo ha solicitado España? ¿Ha sido un error de Marruecos? Todas estas preguntas continúan siendo una incógnita. Pueden ser muchas las condiciones puestas para elegir a los indultados, pero básicamente Justicia se ha basada en la edad del preso y los años que le queda de condena, además del comportamiento del mismo en las instalaciones penitenciarias. Pero sea como fuere el caso de Daniel, “un pederasta no puede ser perdonado”, repite Krayri. Otros muchos presos españoles, que cumplen todos los requisitos continúan en el cárcel, y ante la libertad del preso de Kenitra, han decidido emprender una huelga de hambre como protesta.
De 63 años de edad, profesor universitario jubilado, Daniel lleva viviendo en Marruecos desde 2003, “donde ha estado exclusivamente abusando de nuestros niños”, dice furioso Krayri. Vecino de Kenitra, hace dos años y medio, Daniel fue detenido por una serie de videos colgados en la red en la que abusaba de menores. “¿Por qué los niños marroquíes?, le preguntaron en el juzgado. Porque son más baratos, contestó el detenido”, recuerda Krayri que dijo el acusado.
Un pederasta enfermo que acabó en la cárcel para hacer justicia, no sólo a los 11 menores, “también a todos aquellos niños de los que habrá abusado y de los que no hay constancia”, puntualiza el abogado. Dos años y medio después, mientras que Antonio García Vidriel continúa en la cárcel de Tánger por tráfico de drogas y con serios problemas de salud, Daniel Galván, sorprendentemente, está en libertad, “y ya ha salido de Marruecos desde Ceuta”, aclara Krayri.