Opositores y partidarios del Gobierno tensan la cuerda en las calles de Túnez

Clara García :

Una imagen de las protestas del pasado febrero en Túnez.
Una imagen de las protestas del pasado febrero en Túnez.

Decenas de miles de personas muestran su apoyo al Gobierno para frenar a una oposición que busca echarlo al estilo de Egipto.
200 000 frente a 20 000. 10 a 1. Estas son las cifras de seguidores de la oposición y simpatizantes del Gobierno, que salieron ayer y anteayer en sendas manifestaciones consecutivas, según los datos de los propios organizadores y la información que recogen las agencias Reuters, Europa Press y Efe.
La primera, la más numerosa, fue la que congregó a militantes y seguidores del partido gubernamental, de corte islamista, Al Nahda (El Renacer), en la noche del sábado. El motivo principal era mostrar un apoyo masivo al Gobierno frente a la reclamación de renuncia por parte de la oposición.
La manifestación, que se desarrolló sin altercados, abarrotó la plaza de la Kasbah (alcazaba), en el centro de la capital, con pancartas a favor del presidente, su partido y del actual Ejecutivo en general, así como críticas a la oposición.
En respuesta a esta muestra de fuerza popular, ayer se celebró otra concentración convocada por los simpatizantes de la oposición izquierdista y liberal, que vienen reuniéndose diariamente desde hace semanas para exigir la dimisión del Gobierno, incluyendo una concentración permanente frente al Parlamento. Los opositores responsabilizan a éste, entre otras cosas, de instigar el asesinato de dos importantes líderes de izquierda, Mohamed Brahmi y Chokri Belaid, cuyo acusado es un militante salafista, una corriente islamista radical, pero que contemporiza con la ideología de Al Nahda.
La manifestación de ayer concentró a más de 20 000 personas en torno al barrio del Bardo, en el este de la capital tunecina, la más multitudinaria de las últimas protestas. Los organizadores restaron importancia a la desproporción de asistentes entre ambas manifestaciones, pues argumentan que el Gobierno fletó autobuses gratuitos para engrosar la concentración en su apoyo del sábado.
Además, la oposición ha convocado otra gran concentración para el próximo miércoles. Su objetivo es reproducir lo ocurrido en Egipto, es decir, el derrocamiento del Gobierno por un golpe de estado. ” El miércoles seremos testigos de la manifestación que ponga fin al Gobierno islamista”, aseguró una participante entrevistada por Reuters.

Violencia en el sur
Mientras el Ejecutivo afronta la creciente tensión política, sobre todo en el centro del país; en el sur, cerca de la frontera con Argelia, la inseguridad va en aumento. El domingo un policía mató a tiros a un militante radical y dos soldados murieron en una explosión, supuestamente planeada por combatientes islamistas. En las últimas dos semanas, la región sureña próxima a la frontera argelina, surcada por un relieve abrupto, ha sido escenario de enfrentamientos de fuerzas de seguridad y guerrilleros islamistas.