Mohamed VI se reúne en Palacio con los padres de las víctimas de Daniel Galván

Ouissal el Hajoui :

images
El rey marroquí ha garantiza a las víctimas y sus familiares ayuda psicológica, así como los medios que necesiten para superar los traumas por las vejaciones que han sufrido de Daniel Galván y su posterior liberación.

Primero reconoció que no tenía nada que ver con el indulto del pederasta Daniel Galván. Luego aseguró que el responsable iba a pagar por ello, y así sucedió. No conforme, ni él, ni el resto de marroquíes, retiró el indulto, la primera vez en la historia que se revoca una gracia real. Y finalmente, pidió a España volver a detener al pederasta más polémico y famoso de los últimos tiempos, y en menos de 24 horas, Galván se encontraba entre rejas. Mohamed VI ha escuchado a sus ciudadanos y ha solucionado, por el momento, una potencial crisis social en el Reino. Conocido por su gran sensibilidad y humanismo, el monarca alauí, ha invitado a Palacio a los familiares de las víctimas de Galván, a las que pidió disculpas y mostró su entero apoyo.
Consciente de que las familias han vuelto a revivir el sufrimiento padecido cuando se enteraron de que sus hijos, todos menores -de entre 3 y 15 años-, habían sido víctimas de abusos sexuales, Mohamed VI “ha reiterado sus sentimientos de compasión y su empatía respecto a sus sentimientos, tanto a causa de la explotación execrable de la que sus hijos fueron víctima, como debido a la liberación del individuo concernido y de su impacto psicológico sobre ellos”, indica el comunicado enviado por la Casa Real y difundido por la agencia oficial Map.
Niños, jóvenes y mujeres son las capas sociales más vulnerables en Marruecos. Y a raíz de este último acontecimiento, Mohamed VI ha recordado la lucha que tiene emprendida para garantizarles sus derechos y su dignidad. “El soberano se compromete a proseguir sus esfuerzos incansables para garantizar la protección de las capas sociales más vulnerables y protegerlas de toda forma de explotación”, reza el comunicado.
Primero por ser padre, segundo por ser rey, Mohamed VI ha especificado en la nota que va a cuidar de cerca la recuperación de las 11 víctimas de Galván. “Aseguró a las familias su determinación a poner a la disposición de estos niños todos los medios necesarios para asegurarles un acompañamiento psicológico para que superen las secuelas engendradas por estos crímenes abominables y estos fallos que podrían reabrir sus heridas todavía no cicatrizadas”, concluye el comunicado.