La fiesta de Ramádan el viernes para viajar

Spread the love

Ahmed Chabi :

ramadan-350
El mes sagrado musulmán, conocido como ramadán, termina con una gran celebración familiar.

En la mayoría de Oriente Medio la fiesta se celebró ayer mientras que en Reino Unido, en la misma longitud geográfica que Marruecos, también se festejará hoy.

El Eid al Fitr de este año -1434 de la era musulmana- se celebrará hoy, viernes 9 de agosto
-del calendario occidental- en Marruecos, según un comunicado del Ministerio de Asuntos Islámicos. Las autoridades religiosas de varios países, entre ellos Arabia Saudita, Egipto, Malasia, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Palestina, Túnez, Qatar, Kuwait y Francia establecieron la fecha oficial del fin del Ramadán ayer.

Sin embargo, en el Reino Unido, situado geográficamente en un meridiano similar al de Marruecos, el Ministerio de Asuntos Islámicos anunció el miércoles, en un comunicado, que el comienzo del mes de Choual -el mes siguiente al Ramadán- sería hoy, viernes 9 de agosto. En el comunicado se explicaba que esta resolución venía estipulada por los delegados encargados de la observación lunar que determina el calendario musulmán, en asociación con las Unidades de las Fuerzas Armadas Reales británicas.

Controversia en el Medio Oriente
Como otros años, la polémica sobre la luna nueva y el día del Eid -fiesta de fin de Ramadán- ha estado servida, y continúa creando polémica, sobre todo en los países árabes, cuyas autoridades religiosas pretender ser los portavoces del islam mundial.

La información y las declaraciones más contradictorias han circulado debido a varios elementos que han creado confusión en los creyentes. Por un lado, la decisión de Arabia Saudí, tierra santa de La Meca, de decidir el fin del Ramadán por medio de la observación ocular de la luna, sembrando la duda sobre si el Eid caería en miércoles o jueves, y la repercusión que tiene su juicio en un gran sector de la comunidad musulmana mundial.

Por otro, la discrepancia, de otras autoridades religiosas que han acusado a los eruditos saudíes de infundir dudas en los creyentes por no contar, oficialmente, con el cálculo astronómico.

Y por último la participación de los medios de comunicación, sobre todo la televisión, en el debate, introduciendo más explicaciones y “expertos” para “aclarar” los puntos de vista.

El mes lunar
Un mes lunar es una rotación completa de ésta sobre su propia órbita. En el caso del calendario musulmán desde la luna nueva hasta regresar a la misma fase, lo que equivale a 29,5 días solares. Esta determinación establece el calendario musulmán, así como las fechas importantes como el Eid.

La tradición, en la época del Profeta Muhamad, se basa en la observación a simple vista de la aparición de la luna nueva. Sin embargo, en los años 70, la Organización de la Conferencia Islámica y otras autoridades musulmanas empezaron a desarrollar calendarios basados en el cálculo astronómico con instrumentos ópticos para la observación del cielo, lo cual permitía desarrollar calendarios unificados para cada punto del globo.

Varios países, como Turquía y Túnez, adoptaron este calendario, que tuvo el mérito de simplificar la vida cotidiana de las sociedades musulmanas modernas al incluir una previsión de fechas importantes.

Otros países, así como corrientes religiosas, han preferido mantener la observación ocular humana, aunque la tendencia paulatina era dar voz a los astrofísicos y escuchar sus predicciones, pues son útiles incluso para la predicción de las observaciones directas de la luna.

Para este Eid, la conclusión de Samir Kadiri, presidente del Observatorio de Ribat Al Fath, publicada en la web marroquí medias24, era que la luna nueva visible podría ser observada en los países árabes el viernes 9 de agosto.

Sin embargo, la Corte Suprema de Arabia, organismo religioso del país encargado de determinar le calendario, estableció, creando con ello expectación, observaciones desde la pasada noche del martes.

A raíz de ello, los medios empezaron a especular y comienza el baile de astrofísicos y eruditos por los platós con el consiguiente desconcierto en la población telespectadora. ¿Comer o no comer? ¿A quién hacer caso? En Marruecos, ya se ha decidido.