Antonio García deja la cárcel de Tánger para acabar su condena en España

Ouissal el Hajoui :

images (2)
El camionero, condenado por tráfico de drogas en el norte de Marruecos y por quien intercedió Juan Carlos I en su visita, ha sido trasladado a la cárcel de Algeciras

Antonio García Vidriel, el camionero de 67 años por el que intercedió el rey de España, Juan Carlos I, ante Mohamed VI, ya ha abandonado la cárcel de Tánger para acabar su condena en una prisión española.
La familia de Antonio, condenado a cuatro años de cárcel por tráfico de drogas, había solicitado, a través del ministerio de Exteriores español, el traslado del camionero en múltiples ocasiones, alegando siempre problemas de salud. Una salud, que según la familia se ha ido degradando con las nefastas condiciones en la cárcel de Tánger. El pasado 15 de julio, durante su visita a Marruecos, Juan Carlos I volvió a solicitar el traslado, un traslado que, según cuenta Miguel de la Asociación de Presos Españoles en Marruecos, se ha hecho efectivo esta misma mañana.
Encarcelado junto a su hijo, Antonio, vio como éste y otros 47 presos españoles en Marruecos fueron indultados con motivo de la fiesta del trono, el pasado 30 de julio. Según el ministerio de Justicia marroquí, el expediente de García Vidriel ya estaba abierto, por lo que no cabía la posibilidad de indultarle. “La familia está contenta, sin embargo, no olvida que Antonio, de avanzada edad y con problemas de salud, va a tener que terminar su condena en España, mientras que otros presos están en sus casas”, destaca Miguel.
Aunque ya está en suelo español, todavía se desconoce la prisión en la que cumplirá condena Antonio. Según Miguel, “lo más probable es que lo internen en la cárcel de Algeciras”.