Casa Real marroquí llama la atención al Gobierno por la violencia contra inmigrantes

Ouissal el Hajoui :

Emigrantes subsaharianos que intentan entrar en la Unión Europea terminan en Marruecos, a la espera de encontrar una oportunidad.
Emigrantes subsaharianos que intentan entrar en la Unión Europea terminan en Marruecos, a la espera de encontrar una oportunidad.

Mientras que el Gobierno marroquí se encuentra en Ginebra defendiendo ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) la actuación de las fuerzas de seguridad contra los inmigrantes, el Gabinete Real valida un nuevo informe del Centro Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en el que se deja patente la grave actuación policial contra los inmigrantes en situación irregular.
El delegado interministerial de Derechos del Hombre, Mahjoub el Haiba, junto al ministro de Empleo y de la Formación Profesional, Abdelouahed Souhail, han presentado, ayer, en Ginebra, ante un comité de la ONU, el informe que el Gobierno de Marruecos emite sobre la situación de los Derechos Humanos en el Reino, un informe que había solicitado Naciones Unidas en 2004.
Para sorpresa del ejecutivo que encabeza Abdelillah Benkirán, la Casa Real marroquí ha validado públicamente un nuevo informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en donde se denuncian las graves violaciones de los derechos más fundamentales de los inmigrantes por parte de las autoridades marroquíes. ¨El soberano tomó nota de las recomendaciones pertinentes del CNDH y reitera su convicción de que la problemática migratoria, objeto de preocupaciones legítimas, a veces tema de polémica, debe ser abordada de manera global y humanista, conforme al derecho internacional y en el marco de una cooperación multilateral renovada¨.
¨Las informaciones que acusan a las autoridades marroquíes de recurrir a la violencia y de malos tratos contra los inmigrantes en situación irregular son infundadas¨, reza el texto que las autoridades marroquíes han llevado a Ginebra. Por su parte, el Gabinete Real indica en un comunicado, en el que insta al Gobierno a acabar con este problema, que ¨la Casa Real ha tomado en consideración el informe de la CNDH en el que se denuncia la violencia contra los inmigrantes en situación irregular durante las redadas¨.
Invadir sus casas, despojarles de sus pertenencias, retenerles en centros que desconocen de que son, maltratarles e incluso desterrar a inmigrantes con estatuto de refugiado, son algunas de las denuncias que, en julio, había hecho la asociación Caminando Fronteras a Correo Diplomático. En aquellos momentos, justo después de la visita de Juan Carlos I de España a Marruecos, la organización había considerado que las autoridades marroquíes tenían el objetivo de limpiar el norte de Marruecos de inmigrantes, incluso regulares o refugiados, a petición de España. Sin embargo hoy, es la propia Casa Real marroquí quien pone el grito en el cielo, y pide explicaciones al Gobierno. Ahora, los responsables de la Dirección General de la Seguridad Nacional, de las Fuerzas Auxiliares y de la Gendarmería tienen que rendir cuentas por sus últimas actuaciones.