Sáhara, economía, estabilidad en el Magreb y Sahel, entre los objetivos de la diplomacia marroquí

Ouissal el Hajoui :

El encuentro con los diplomáticos en todo el mundo estuvo presidido por el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Salaheddine El Otmani, ante la ausencia del rey Mohamed VI
El encuentro con los diplomáticos en todo el mundo estuvo presidido por el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Salaheddine El Otmani, ante la ausencia del rey Mohamed VI

La primera reunión de embajadores marroquíes se celebró en Rabat, en el ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. La reunión, que duró tres días, estuvo presidida por el ministro de dicha cartera, Salaheddine El Otmani. El rey Mohamed VI se ausentó y se disculpó con una carta a los embajadores en las que les dejó claro que la promoción de la Marca Marruecos en el ámbito internacional es la base de sus labores diplomáticas.
En medio de la actual crisis mundial, Marruecos ha sabido mantener la forma y adaptarse al contexto internacional. Sin embargo, en estos momentos decisivos para la cuestión del Sáhara, delicados en el Magreb y peligrosos en África Subsahariana, Mohamed VI pide a los diplomáticos más eficacia e integridad que nunca. “En el marco de estas profundas y grandes mutaciones, y a pesar de las agudas crisis vividas regional e internacionalmente, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, y en aplicación de nuestras instrucciones, ha obrado por dar a conocer nuestro país y sus importantes realizaciones, en los espacios de pertenencia, vecindad y cooperación, ya sea a escala bilateral, regional o multilateral”, reza la nota publicada por la agencia marroquí Map.

La autonomía en el Sáhara, única opción válida
La comunidad internacional parece estar cada vez más a favor de la opción que propone Marruecos para acabar con el conflicto del Sáhara. Y afianzar la integridad territorial marroquí en el exterior se presenta como la principal misión de los embajadores. “En primer lugar, se trata de la movilización permanente en defensa de la integridad territorial de Marruecos, tanto en el norte como en el sur, aprovechando óptimamente los positivos desarrollos que ha experimentado la cuestión del Sahara marroquí, sobre todo ahora que nuestro país ha tomado las riendas de la iniciativa y ha mostrado mayor eficiencia en el tratamiento de esta decisiva causa”, dijo Mohamed VI a los embajadores.

“Marca Marruecos”
En una posición geográfica estratégica, con importantes recursos naturales y un mercado en plena ebullición, la economía es el sector más importante en el que más ha de obrar el cuerpo de embajadores. “Nuestro Gobierno ha de otorgar prioridad a una diplomacia económica audaz, susceptible de movilizar las energías a fin de desarrollar los acuerdos, atraer las inversiones, promover lo atractivo del país, conquistar nuevas posiciones e intensificar los intercambios exteriores.”, dice la misiva.
En este sentido, promover la Marca Marruecos se hace indispensable. “Una marca que encuentra toda su fuerza y riqueza en las profundas reformas que hemos emprendido y en las grandes obras de desarrollo que conducimos, en los diferentes ámbitos, tanto en lo que se refiere al desarrollo humano como al ámbito turístico, el desarrollo sostenible y las energías renovables, teniendo siempre presente el capital histórico de Marruecos, en tanto que país de apertura y tolerancia, y espacio de convivencia e interacción entre las culturas y las civilizaciones”, explicó el monarca.

 Trabajar por la estabilidad del Magreb y el Sahel
En el contexto de la Primavera Árabe, los países del Magreb lejos de conocer la democracia que tanto ansiaba su población, están viviendo sus mayores momentos de desorden político, social y económico. Sin embargo, según Mohamed VI, “convencidos del inexorable destino común de nuestros cinco Estados magrebíes, constantemente hemos orientado nuestra diplomacia a redoblar los esfuerzos, a fin de hacer realidad el compromiso de Marruecos de edificar la Unión Magrebí, en la medida en que constituye una opción estratégica estipulada por la Constitución”.
En igual medida Mohamed VI pidió a los embajadores destinados en países africanos proseguir con el acercamiento a los mismos. “En consideración del resplandor de Marruecos y del distinguido lugar que ocupa, invitamos a nuestra diplomacia a seguir constantemente sobre la misma senda, ya sea a través del desarrollo de nuestras relaciones bilaterales con los países subsaharianos y la contribución efectiva a las acciones de la Comunidad de Estados del Sahel-Sahara CEN-SAD”, añadía el rey en la carta.